Filosofando con Jill Valentine

Schutze está investigando una mansión


Tal vez
muchas personas estén a tu lado, pero cuando los horrores del infierno empiezan
a caminar por la Tierra, son pocas las que se detienen a darte la mano; quienes
lo hacen son las que realmente debes conservar y mantener a tu
lado. Ten presente que incluso aquellos que alguna vez tuviste cerca, esos a
los que hubieras confiado tu vida, podrían ser quienes en realidad ocasionaron
el caos que consume a la humanidad.

El 23 de
julio de 1998, el equipo Bravo de los S.T.A.R.S. fue enviado a las montañas
Arklay, en las afueras de Raccon City. Esa fue la última vez que supimos algo
de ellos, eran buenos amigos y compañeros; cuando se nos asignó la misión de ir
a buscarlos, no había duda en nuestras mentes, debíamos averiguar qué había
ocurrido a nuestros compañeros, así que el equipo Alpha, al que yo pertenecía,
fue enviado al lugar bajo el mando de Albert Wesker, a quien considerábamos un
buen líder.

Al llegar
al sitio, encontramos los ensangrentados restos del helicóptero  del
equipo Bravo y al poco tiempo, lo que quedaba del cuerpo de uno de los
integrantes; no necesitamos sacar conclusiones, pues nos recibió una horrible e
impresionante bestia con forma de perro. No debíamos tomar ningún
riesgo, así que intentamos regresar rápidamente a nuestro helicóptero,
 pero sólo pudimos observar cómo se alejaba, debido a que Brad, nuestro
compañero, nos había abandonado en ese escalofriante lugar. Continuamos
alejándonos de aquel espeluznante perro que parecía haber salido del infierno;
logramos divisar una mansión, aparentemente era una buena opción para
refugiarnos, pero no teníamos idea de lo rápido que estábamos descendiendo al
averno que nos aguardaba.

La
residencia  era gigantesca, digna de algún miembro de la realeza,
desafortunadamente, sólo Barry, Chris, Wesker y yo habíamos conseguido llegar a
ese magnífica construcción donde parecía no existir un solo ser vivo; las
criaturas que moraban ahí distaban mucho de estar vivas. Nos separamos para
investigar un poco el lugar y pronto descubrimos que era un laboratorio de
Umbrella, una compañía que aparentaba interesarse en el bien de la humanidad.
Wesker en realidad había planeado todo como una prueba de campo para las armas
biológicas, que eventualmente se volvieron en su contra haciéndonos creer que
nuestro antiguo líder había muerto...

Barry,
Chris, Rebecca Chambers, la última integrante del equipo Bravo, y yo, logramos
escapar de la mansión justo a tiempo para ver cómo se autodestruía y se
convertía en un humeante montón de escombros que guardaría algunas de nuestras
peores pesadillas, llenas de horribles seres que hubiéramos preferido no volver
a ver jamás. Sin embargo, estas oraciones no serían escuchadas, ya que la
abominable plaga que las criaturas portaban, pronto se esparciría hasta la
ciudad.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (43)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos