Toru Iwatani: Su clase magistral sobre videojuegos y ludificación en Chile

El creador de Pac-Man encantó al público durante su presentación


Toru Iwatani ofreció una clase magistral sobre la influencia de los videojuegos en el Congreso Futuro 2017 el pasado sábado 14 de enero en el ex-Congreso Nacional de Santiago. En ella, habló acerca de su magnífica e influyente creación: el videojuego Pac-Man (Namco, 1980) y, a través de él, habló sobre las virtudes de un buen videojuego.

La clase magistral fue breve e interrumpida por la necesidad de que la intérprete tradujese al castellano cada palabra de Iwatani, pero resultó igualmente gratificante —incluso gloriosa— para una audiencia cautivada con la genialidad de este hombre. La audiencia estaba tan cautivada que incluso le permitió a Iwatani ser sexista y sarcástico: como cuando una feminista se encuentra con un hombre guapo en la calle y no tiene problemas con que él la piropee. Esta audiencia no tenía oposición a los piropos ni al desdén de Iwatani y lo aplaudió en varias oportunidades durante la clase magistral para celebrar su humor y su genio.

Iwatani destacó la importancia de la simplicidad en el diseño de Pac-Man: el sentido del juego es comprensible con tan solo mirar la pantalla, las formas simbólicas de Pac-Man y los fantasmas señalan claramente sus funciones en el juego, el uso de la palanca resulta intuitivo y, más allá de todo esto, un simio pudo ser entrenado exitosamente para jugarlo. Hacia el final del video del simio (que realmente mostraba saber lo que hacía en la pantalla), Iwatani bromeó diciendo que este jugaba mejor que nosotros. La audiencia, por supuesto, rendida ante él, rió de buena gana.

Iwatani indicó que el juego debe estar diseñado desde la perspectiva del jugador para que a este le parezca divertido y bello. Él vinculó estos rasgos con el diseño sencillo de Pac-Man, aunque detalló que el algoritmo del movimiento de los fantasmas no era precisamente simple: ellos están programados para que se muevan de tal manera que no terminen siempre aglomerados en torno de Pac-Man. El único fantasma que siempre perseguirá a Pac-Man de forma directa es el rojo. El azul, en tanto, se ubicará en un punto que refleje la ubicación de Pac-Man, el rosado se ubicará 31 puntos por delante de la trayectoria de Pac-Man y el naranjo se mueve de manera aleatoria.

El carácter divertido y atractivo de los videojuegos conduce a Iwatani a valorar las experiencias de ludificación como algo positivo, un fenómeno que mejora la calidad de vida de las personas: especialmente cuando pensamos en niños hospitalizados o en ancianos en una casa de retiro.

El maestro Iwatani nos ha honrado con su presencia y con su sabiduría. Él mostró sorpresa de hablarle a una audiencia que, de acuerdo con sus cálculos, en su mayoría no había nacido para cuando él creó Pac-Man. Pero también se mostró deleitado de tener tantas personas interesadas en verlo y escucharlo.

La audiencia reaccionó con ternura y entusiasmo cuando él sacó de su bolsillo un peluche esférico con la figura de Pac-Man, la cual estuvo originalmente inspirada en una pizza con un trozo menos según su propio testimonio. Lamentablemente, no hubo ronda de preguntas al final de la clase magistral y, en total, pudimos disfrutar de apenas cuarenta minutos del genio creador de Pac-Man; pero valieron la pena, por cierto.

Puedes disfrutar de la charla completa a continuación gracias al archivo en YouTube.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos