Super Mario Odyssey: Un ataque directo a la nostalgia

Manteniendo la esencia a través de los años


Super Mario es, sin lugar a dudas, de esos personajes que a todos anima a comprar videojuegos. De ser el fontanero “Jumpman” que salvaba damiselas del temido Donkey Kong en 1985, ha pasado a ser hoy en día el gran superhéroe que necesitamos en nuestras videoconsolas para entretener a nuestra niñez interior.

Pero, cabe preguntarse: ¿Por qué es tan representativo este gran personaje? ¿Qué nos encanta de él?
Una de las grandes causas es que siempre que había una nueva videoconsola de Nintendo en nuestra casa había un Mario que lo acompañaba. ¿Quién no jugó Super Mario Bros 1, 2 o 3 (o todos)? Esta trilogía que a muchos encantaba cada navidad o a veces cumpleaños en donde nuestro padre llegaba con esa caja tan característica.

Tras llegada la caja a nuestras piezas la abríamos rápidamente para develar que traía dentro y, tras insertado el cartucho gris en nuestra Nintendo, el fontanero nos invitaba a salvar al Mundo del temido Bowser (Al menos en el 1 y el 3) y alguna que otro surrealista enemigo como Wart en Super Mario 2.

Qué decir de la reaparición de los carismáticos koopalings en Super Mario World que, además, para los retro-gamers trajo consigo la nostalgia del tan querido Super Mario 3 con más elementos y una historia más llena de secretos dispuesta a ser completamente explorada y un rey Bowser que destronar nuevamente.

En 1996, tras la llegada de la revolucionaria “Nintendo 64” (llamada “Ultra 64” en sus inicios), nos encantamos con la llegada del fontanero a un mundo completamente tridimensional. Y, desde ahí, nos acostumbramos al mundo abierto. Tan dominante por estos días en los videojuegos.

Y así, podemos también mencionar los tan queridos Super Mario Sunshine (GameCube, 2002) o luego el Super Mario Galaxy (Wii, 2007) ¡Y qué decir de los tantos juegos en donde Mario se alejaba un poco de “salvar a la princesa”! La lista de videojuegos relacionados con el fontanero es grande, pero de las sagas más queridas: Súper Mario Kart, Mario Tennis, Súper Smash Brothers y tantos más.

De todos los juegos mencionados, más de alguno habré olvidado, y más de alguno habré dejado en el olvido, pero sé que en el fondo de mi inconsciente Mario está salvando al Mundo.

Ahora, con el lanzamiento de Super Mario Odyssey los corazones de muchos vuelven a revivir las tantas aventuras de Mario. Ahora en un mundo abierto, con mundos nunca antes vistos, pero con el mismo carisma de nunca muere, del fontanero más famoso de los videojuegos.

Una aventura que, sin lugar a duda, abre la perspectiva panorámica trayendo consigo una inter-relación entre mundo de fantasía y realidad mucho más rica, recordando al viejo “Mario is Missing” (SNES, 1992). Demostrando con esto que Mario no solo puede salvar el Mundo Champiñon, sino que además al propio Mundo Real.

Pero más allá de hablar del juego mismo, es interesante mencionar que con esto Mario se revoluciona a sí mismo, alejándose de la “lógica cartoon” de antaño y motivando a jugar mundos más “realistas”. Lo más sorprendente es que, a pesar, de alejarse del infantil Mundo Champiñón, ha logrado cautivar a gran parte de los gamers a sacarle el juego a los controles de la gran Nintendo Switch.

Pero, estimado lector, como Gamer me cabe una única pregunta ¿Es Odyssey el mejor juego de Súper Mario de todos los tiempos? La gran conclusión de esto es la siguiente: Nintendo está, querámoslo o no, en nuestro inconsciente y ya no lo podemos sacar de nosotros.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos