5 juegos de PlayStation 1 que queremos con "Remaster HD"

Después de Crash y Spyro, estos son algunos juegos que podrían volver en 1080p 60FPS


Si la séptima generación de consolas fue cuestionada por algunos debido a la excesiva cantidad de versiones "Remaster" o "HD" de juegos antiguos ahora en la actual la cosa se ha multiplicado y con todo lujo: prometiendo 1080p y 60 FPS a todo lo posible, estamos en una era en que nos hemos llenado de estos compilados o reediciones, algunas con mejores ediciones que otras.

PlayStation 4 ha sido una de las plataformas que más se ha beneficiado por estas reediciones: las third party han visto en las características técnicas de la consola una posibilidad única de volver a ganar dinero con el producto de la generación pasada, en especial en una consola que ha vendido muchas copias de manera vertiginosa y que se está transformando de a poco en una consola mucho más vendida que PS3.

Y obviamente la propia Sony no iba a dejar pasar la oportunidad: muy a pesar que algunas de estas iniciativas nacieron de manera externa, nadie pone en duda que SCE ha recibido con los brazos abiertos la llegada de Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, Spyro Reignited Trilogy y el anunciado remake de MediEvil a PlayStation 4 y si bien Crash está disponibles en otras plataformas su registro histórico está puesto en el amor de los usuarios de PlayStation, la original, la querida PSOne.

En el caso específico de Crash y Spyro estos hace rato que dejaron de ser exclusivos de PlayStation, de hecho en la teoría nunca lo fueron: Naughty Dog, por ejemplo, creó Crash en PlayStation solo porque tuvieron un contrato de exclusividad de tres videojuegos y ya desde antes se sabía que el cuarto no sería exclusivo (o, en este caso, ni siquiera hecho por ellos), sin embargo es casi imposible negar que ante la vista de la mayoría de los usuarios Crash fue el símbolo oficial de Sony con PS1 frente a Mario y Sonic. Spyro por su parte creó una fanaticada que lo conmemoraba como la competencia directa de juegos de Nintendo 64 como Banjo-Kazooie, dejando un buen legado de títulos destacables.

Es por eso que, observando que no sería raro que se vengan más de este tipo de lanzamientos a futuro, nos parece un buen momento para rememorar y destacar cinco juegos de PSOne que nos gustaría volver a ver en formato Remaster. Tal vez no todos los regresos lleguen a ser populares si se cumplen (como le ocurrió lamentablemente a Twisted Metal) pero no sería malo ver los siguientes ejemplos en acción:

Jumping Flash (1995)

A pesar que el puntapié inicial de PlayStation fue fuerte uno de los mayores temores que tenían como flamante nueva productora de videojuegos es que no había ninguna mascota lo suficientemente fuerte para competir con Mario o Sonic. Como comentamos arriba, en el inconsciente colectivo Crash es la respuesta de Sony ante ello en esa era, sin embargo antes de Crash e inclusive antes de Super Mario 64 Sony intentó darle publicidad y ruido mediático a lo que sería su primera apuesta mascotera, Jumping Flash.

La primera apuesta poligonal con mascota de PlayStation fue algo bastante único: llegando a la consola un año antes que Super Mario 64 el juego todavía no se amoldaría a los cimientos que dejaría el clásico de Nintendo, sin embargo la empresa que lo desarrolló de nombre Exact habían trabajado anteriormente en un juego de nombre Geograph Seal, un videojuego para la computadora japonesa Sharp X680000 que dejó impactado a sus usuarios ya que el computador mencionado, a pesar de su impresionante potencial gráfico para la época, no podía desplegar fácilmente gráficos poligonales. Exact lo logró de manera brillante y Sony quedó tan impactado que les pidieron replicar la hazaña en su nueva consola.

Jumping Flash fue una de las primeras apuestas de plataformas 3D y al ser así tiene diferencias considerables a todo lo que vino después: en cámara de primera persona y protagonizado por un conejo (que algunos encuentran que tiene una cierta similitud con el protagonista de Rabio Lepus), el juego inauguraba el poder de PlayStation con escenarios enormes y con una inesperada sensación de vértigo por su inusual pero efectiva cámara. A pesar de no haber sido un gigantesco éxito Jumping Flash sí se mantuvo en los primeros años de la consola como una experiencia interesante que vino a traer posteriormente dos secuelas, Jumping Flash 2 y Robbit Mon Dieu.

Debido a su importancia histórica en PlayStation tanto por ser un pionero como haber sido un título entretenido en su momento un compilado y remake de los tres títulos sería perfecto, en especial porque Robbit Mon Dieu nunca salió de Japón y saber japonés es imperante a la hora de progresar en el juego

Omega Boost (1999)

Polyphony Digital es para casi todo el mundo sinónimo automático de Gran Turismo y nada más.. absolutamente nada más. Sin embargo y a pesar del gigantesco éxito que fue y sigue siendo la franquicia de juegos de carrera realista líder de Sony en algún momento sus trabajadores decidieron que podían escapar de su zona de confort e intentar hacer algo completamente diferente.

Omega Boost apareció en 1999 y fue una producción de la gente de Gran Turismo en conjunto con Yuji Yasuhara, una de las piezas fundamentales de la saga Panzer Dragoon de Sega Saturn. A pesar que PSOne tiene varios títulos de acción en el aire on-rails destacables como Gamera 2000 o Vanark ninguno de ellos obtuvo la distinción de ser un clásico gigante como el juego de dragones de Sega o el querido Star Fox de Nintendo, en especial después de su paso con Star Fox 64. De cierta manera Sony y Polyphony decidió con Omega Boost darle la competencia real a los juegos de la competencia con algo único.

Creado con diseños de Shoji Kawamori (creador de Robotech o Macross para los puristas) Omega Boost impactó a los que le dieron la oportunidad con un trabajo gráfico de última generación en PlayStation, utilizando increíbles efectos de partículas para la consola y poco visto uso de luces y sombras. El título sacó tanto el jugo a la consola que lamentablemente, a pesar de correr a 60 FPS en muchos momentos, sufre de un evidente framerate inconsistente. El evidente precio de querer tener esa presentación.

A pesar del excelso trabajo y un moderado éxito (transformándose posteriormente en un Greatest Hits de etiqueta verde) Polyphony decidió no repetir la experiencia y seguir con sus juegos de conducción. Un remake actual, en especial con la añoranza del género on-rails, podría funciona perfectamente en PS4 y entregar buenos dividendos.

The Legend of Dragoon (1999)

Nadie pondría ninguna duda frente al hecho que el éxito arrasador de PlayStation tiene muchísimo que ver con el suceso de Final Fantasy VII y todo el mar de RPGs de Squaresoft y otras compañías que inundaría la consola. Sony, viendo que Square y amigos se estaban quedando con gran parte del pastel, decidieron que ellos tenían que hacer "su propio Final Fantasy" y pusieron manos a la obra.

El gran problema es que este trabajo se demoró casi cuatro años en dar frutos y llegó tal vez demasiado tarde: The Legend of Dragoon es EL gran RPG financiado y producido por la propia Sony con un equipo de más de 100 personas y un mar de billetes que terminó alcanzando la suma de 16 millones de dólares (para ese entonces una gigantesca suma para un videojuego). El mensaje de Dragoon era claro: obtener el mismo éxito de Square pero todo cayendo a las arcas de Sony.

Para intentar separarse (un poco) de la competencia The Legend of Dragoon se caracterizó por tener un sistema único de combate donde tienes que apretar el botón en el momento exacto para ejecutar combos específicos y mayor daño, algo que a algunos les puede retraer a Super Mario RPG, pero muchísimo más complejo. Fuera de esta característica The Legend of Dragoon bebía completamente de las superproducciones de Square, con videos FMV y gráficos CGI de alto nivel, todo con una historia centrada en la venganza.

A pesar de todo el juego vendió un millón de copias, un número que no fue satisfactorio para Sony y que se le atribuye a que, al final del día, igual era otro RPG en un mar de opciones en un momento que Sony estaba apuntando a PlayStation 2. Aún con todo lo que tuviera a negativo Dragoon generó un culto que todavía no lo olvida y exige más, por lo que por último un remake no estaría para nada mal.

Ape Escape (1999)

A estas alturas del partido nos parece hasta ridículo que Sony no haya querido regresar nada con Ape Escape, en especial ahora que vivimos una época de revival de las plataformas 3D.

A pesar que Sony recibió jugosos dividendos con Crash Bandicoot, igual Sony decidió tener su juego hecho 100% por un equipo second party. Ape Escape fue una apuesta diferente en el género donde su protagonista, Spike, debe capturar a traviesos monos que deben ser atrapados debido a que quieren "reescribir la historia" a través de viajes temporales. El juego nació por intentar sacarle el mayor provecho a los dos sticks del DualShock y tener un videojuego que el control estuviera a la par con lo que se veía en Nintendo 64 y su stick 3D.

Pasando con tres premiados y muy bien evaluados juegos, Ape Escape se transformó en una de las mejores opciones de plataformas 3D en PlayStation y si bien nunca tuvo la popularidad de Crash la gente que lo disfrutó no es menor y de seguro también existe la nostalgia suficiente para una trilogía remasterizada.

Arc the Lad (1995)

A simple vista esta última opción podría parecer la más de "nicho", en especial porque sus tiempos de gloria fueron en los primeros años de PlayStation y solamente en Japón, para que después llegara en una trilogía muchos años después. A pesar de todo Arc the Lad es, dentro de la historia de PlayStation, un juego monumental. el primer RPG de la consola producido con un alto presupuesto y el primer juego de PS1 en vender más de un millón de copias en su país de origen, Arc the Lad fue el primer juego que quiso competir directamente contra la vaca sagrada del Super Nintendo en Japón: sus RPGs.

Arc gozó de un éxito enorme en Japón pero debido a que sus dos primeros títulos fueron 2D y aparecieron en una era donde Sony en Estados Unidos les hizo la vida imposible a estos juegos no pudieron ser distribuidos en su momento. Arc, en un entorno hecho a base de un destacable trabajo 2D con sprites dignos de los últimos años de SNES, fue un juego de estrategia con una apasionante historia y un gran trabajo musical (uno de los primeros en tener un tema principal completamente orquestado y grabado con una orquesta real) que en estos tiempos de añoranza del RPG convencional caería de buena manera como compilado y remake, en especial en un momento que se apreciaría de mejor manera el trabajo first party de Sony. Un buen momento para una buena trilogía olvidada en el tiempo. Si a esto le sumamos que el pack de la trilogía que publicaron años después ahora es carísima esto cae con mayor ugencia.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos