Recordando a Super Mario RPG en sus 22 años

Opiniones sobre este clásico que estuvo de aniversario este mes


El Super Nintendo fue una consola que marcó enormemente a mi generación de los que estamos entre medio de los treinta o llegando a los cuarenta, en especial si lo viviste en un país donde estuvo al borde del monopolio como lo fue Chile. Hace un mes atrás Rockman & Forte cumplió 20 años y para muchos fue el último gran lanzamiento que tuvo la consola sin la necesidad obligatoria de saber japonés (y que, no nos engañemos, casi todo el mundo occidental lo conoció en esos años bajo el en ese entonces novedoso mundo de la emulación). La resignación de que han pasado dos décadas de muchos de mis juegos favoritos de la consola es ya inevitable, más todavía si pienso que solamente quedan tres años para que el querido Super Nintendo cumpla 30 años, con el lanzamiento del Super Famicom en Japón en 1990.

Y justo este mes tocó otro majestuoso aniversario: Super Mario RPG cumplió 22 años publicándose en Estados Unidos en mayo de 1996 gracias a la magia de Nintendo y Squaresoft. Un juego recordado hasta nuestros días no solamente como una entretenida aventura del género de rol, sino que para muchos fue inclusive su introducción original al género mencionado para las personas que en ese entonces eran niños o adolescentes.

Cuando se habla de Super Mario RPG con los ojos del año 2018 y sin saber mucho pareciera ser que el título pasa a una larga lista de juegos RPG populares de la consola y sería todo, pero al final del día el juego esconde un montón de anécdotas históricas que lo hacen ser un clásico inolvidable.

Hablar de RPGs ahora es hablar de un género popular y lleno de fanáticos, pero en 1996 las cosas eran muy diferentes: antes de lanzamiento de Final Fantasy VII en PlayStation este género estaba bastante lejos de tener el éxito que poseía en Japón, país que en ese entonces era el productor indiscutido del rol en videojuegos. Si bien todavía se desarrollaban internamente varios RPGs en Estados Unidos como la legendaria franquicia Ultima (que fue a su vez una gigantesca inspiración para el RPG japonés, ya que juegos como Dragon Quest o Final Fantasy se inspiraron totalmente en él) a mediados de los noventa se vivían los años de oro del género para muchos usuarios, entre medio de la efervescencia de juegos como Chrono Trigger, Final Fantasy VI, Earthbound, Breath of Fire II, Lufia II o Secret of Mana, entre muchos más. Es por eso que realmente no había nadie mejor que Squaresoft para poder traer a Mario al mundo del RPG, en especial considerando que ellos eran los autores principales de muchos de estos clásicos mencionados.

A pesar de todo el género RPG seguía siendo ese mundo "hardcore" que solamente un grupo menor de personas se declaraba fanático en occidente. Si ya en Estados Unidos ser fan del RPG era algo raro, lo era infinitamente más en latinoamérica por el motivo evidente: la barrera idiomática, un problema complejo para un continente que en ese momento dominar el inglés era algo que no muchos podían contar. En Chile el arriendo de juegos era la manera común de acceder a una galería mayor de juegos, pero arrendar RPGs era todo un alboroto ya que si no estaba en tus manos por muchos días que tu archivo de grabación sobreviviera a un siguiente arriendo era en el borde del milagro.

Por muchos años el RPG en latinoamérica estaba siendo mantenido en general por el Action RPG, con juegos como The Legend of Zelda que si bien saber inglés era muy importante igual podías avanzar con algo de suerte si no era el caso. Es por eso que la llegada de Super Mario RPG fue importante: nos traía a la cabeza el género más popular del momento en Japón, con un presupuesto alto y una producción impresionante, pero con la mejor carta de presentación que podría tener el público infantil que era el mismísimo Mario.

Mario en ese momento era, al igual que ahora, la cara visible para los fanáticos de Nintendo y eso traía consigo que sus fieles seguidores entraban a todos sus juegos, sin importar el ofrecimiento. Super Mario RPG traía a Mario y a sus amigos en un sistema de reglas que para el seguidor occidental de la gran N era hermoso y desconocido y que si no fuera por el éxito del RPG en Japón probablemente jamás habríamos visto por estos lados con semejante inversión metida en su desarrollo.

Dos años antes del lanzamiento de Super Mario RPG el Super Nintendo vivía con intensidad la locura que significó Donkey Kong Country y sus gráficos computacionales a través de Silicon Graphics. Ya para mayo de 1996 estaba en el mercado PlayStation y Sega Saturn, además de la próxima llegada del esperado Nintendo 64. Si a todo eso le sumamos que habían pasado otros proyectos como Atari Jaguar o 3DO era evidente darse cuenta que en 1996 el mensaje para los usuarios de consolas era que "el 3D es el futuro" y si hubo otro ejemplo en la consola que vivió ese mensaje fue Super Mario RPG, en una consola que ya estaba en su etapa final de vida.

Algunas personas catalogan a Super Mario RPG como "baby's first RPG" y eso es algo que a título personal me parece real, pero lejos de la connotación negativa que le da la mayoría: fácil de jugar, con gráficos coloridos y una historia inesperada en el universo de Mario, este juego atrajo todo un público nuevo al RPG. Sus gráficos prerender invitaban a sus jugadores a vivir lo mejor del trabajo poligonal sin la necesidad de tener una consola de nueva generación y si bien algunos piensan que actualmente el juego no ha envejecido del todo bien su estética ha quedado en la memoria de la mayoría de sus jugadores, para muchos de manera positiva.

Super Mario RPG nos invitaba a jugar con Mario pero ahora en varios escenarios de vista isométrica y con batallas por turnos. El concepto del RPG no cayó de manera 100% tradicional, ya que igual Nintendo y Square intentaron de alguna manera balancear lo que uno esperaba de un juego de Mario con varios detalles: Mario seguía saltando, los enemigos se ven en pantalla (a diferencia de las batallas aleatorias normales del género en ese entonces), habían escenarios donde efectivamente tenías que saltar de una plataforma a otra para seguir con tu aventura y, muy en especial, Mario y sus compañeros tenían que luchar con un nuevo sistema el cual tenías que usar un cierto timing para golpear a tus oponentes de manera consecutiva, algo que se volvió una de las características más entretenidas del juego frente a la competencia en el género.

La historia de Super Mario RPG nos invitaba a soñar con el Mushroom Kingdom de una manera más compleja y llena de detalles de una forma que era imposible realizar que en el pasado, junto con una historia también inesperada: Mario tendrá que luchar contra Exor, una misteriosa espada gigante que cayó entre medio de una batalla entre Mario y Bowser, quien reclama el castillo de su conocido némesis. Para poder derrotar a Exor, Mario tendrá que buscar varias estrellas que lo llevarán a aventuras increíbles, incluyendo la completamente inesperada (para ese entonces) cooperación entre Mario y Bowser, o también la ayuda de la querida princesa Peach (que la conocíamos como Toadstool antes que Nintendo decidiera hacer global su nombre original de Japón).

Además de los personajes clásicos, Super Mario RPG también trajo consigo una entretenida y carismática gama de personajes nuevos, entre ellos el tierno Mallow o el misterioso Geno, quien se transformaría en uno de los personajes "de culto" más queridos de los fanáticos del juego.

Super Mario RPG terminó capturando tanto el corazón de los fanáticos de Mario como de los RPGs por su personalidad y calidad técnica: con un apartado gráfico alucinante para la época ayudado por el chip SA-1 y un trabajo musical de primer nivel de la mano de la legendaria Yoko Shimomura, el juego nos entregaba una fábula imborrable dentro del cosmos de Mario, entre disputas con ladrones, animales mágicos, barcos piratas hundidos, torres colosales e incluso un enfrentamiento que hacía parodia a los Power Rangers en sus años de mayor gloria, dejaban como resultado un título redondo y una de las mejores formas de haber cerrado con broche de oro los años finales de la consola. El fruto de Nintendo y Square fueron lo suficientemente grandes para que muchos le dieran la oportunidad incluso por sobre el dilema del idioma, lo que de paso abrió las puertas para el estallido de RPGs que caerían a PlayStation al año siguiente.

Super Mario RPG dejó un gran legado, con cosas buenas e insospechadas: por un lado, los fanáticos de Nintendo estaban contentos con el resultado, mientras que por otro nadie presagiaba que Square terminaría abandonando a Nintendo para irse a PlayStation con Final Fantasy VII, transformándose en un triunfo completamente vital y definitivo para la consola de Sony. Nintendo no se quedó con los brazos cruzados y años después haría sus propios RPG de Mario creado por ellos o en conjunto con sus second party, que serían las franquicias Paper Mario y Mario & Luigi. Ambas franquicias le deben mucho a Super Mario RPG, en especial todo lo que tiene que ver con el sistema de combate, pero a pesar de todo existe la idea casi unánime que el clásico de Super Nintendo nunca ha tenido una secuela real y que se queda en una categoría única en su especie.

Las décadas pasan y a pesar que Nintendo ha intentado calmar la sed de RPGs de Mario con sus propios juegos, muchos todavía sueñan con el regreso triunfal de un RPG en conjunto con Square (ahora Square-Enix), regresando a la vida a Mallow, Geno y muchos más. La nostalgia da para mucho, pero sea cual sea el futuro que nos entregue Nintendo al menos Super Mario RPG siempre estará disponible para volver a invitarnos a la aventura, una de esos años mágicos inolvidables.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos