Review

Final Fantasy XIV: A Realm Reborn

La mejor versión en consola
LEVELUP 8.5 Bueno

PROS:

Progresión flexible de los personajes con libertad de experimentar todas las clases

Gran cantidad de contenido sumamente variable y entretenido

La música es un recordatorio constante de que se trata de Final Fantasy

Buena presentación gráfica sin caídas de fps

Puedes jugar en PC, PS3 o PS4

CONS:

Interfaz de usuario confusa

Esquema de control insuficiente para los desafíos avanzados

Como su nombre lo sugiere, Final Fantasy XIV: A Realm Reborn es el renacimiento de un juego que se desmoronó desde sus inicios gracias a un pobre diseño que se encontraba por debajo del promedio en el género de los multijugadores masivos. El resultado actual es un producto muy diferente a su antecesor: se trata de un mundo coherente y atractivo para los jugadores que quieren una experiencia positiva en un mercado tan caprichoso y reñido como lo es el del género MMO.

A Realm Reborn continúa con la trama del juego original de manera singular. Se ubica 5 años después de que Bahamut destruyera gran parte de Eorzea en un movimiento que concluyó la trama de Final Fantasy XIV y que marcó el cierre de los servidores para dar paso a A Realm Reborn. De esta manera, los personajes son testigos de una nueva era y un mundo que se recupera de la devastación.

La historia comienza con la creación de tu personaje. Se ofrecen opciones comunes en cualquier MMO: es posible configurar características de tu personaje, tales como la estatura, la forma de los ojos, orejas y hasta el tamaño del pecho en las mujeres. Por otro lado, muchas de las decisiones al crear un personaje impactarán en él, pues éstas no sólo son estéticas. Para empezar, cada una de las 5 razas disponibles cuenta con 2 clanes que los diferencian en aspecto, pero lo importante es que también tendrán diferentes atributos iniciales. Lo mismo sucederá al elegir tu religión, que únicamente modificará la tabla de resistencias elementales de cada personaje.

Serás testigo de un mundo castigado por Bahamut. Gracias a la potencia del PlayStation 4, podrás disfrutarlo con lujo de detalle
Serás testigo de un mundo castigado por Bahamut. Gracias a la potencia del PlayStation 4, podrás disfrutarlo con lujo de detalle

Posteriormente, deberás seleccionar tu clase. Hay 8 disponibles y se dividen en dos grupos: Disciples of War y Disciples o f Magic; dentro de la primera división se encuentran las clases que se dedican al combate físico, esto quiere decir que aquí encontrarás los arquetipos de personajes que usarán puños, espadas y hachas, así como flecha y arco para combatir a los enemigos. Dentro de Disciples of Magic se encuentran los clásicos lanza hechizos ofensivos y defensivos que servirán para dar variedad a las clases.

Además de las 8 clases de combate, A Realm Reborn cuenta con un sistema de oficios que igualmente son considerados como clases, pues conceden la habilidad de llegar al nivel máximo. En concreto, se trata de 11 clases que ofrecerán diferentes servicios, como el Armorer, que trabaja con metales; el Leatherworker que hará lo mismo con las pieles de los animales; el Weaver, que fabricará túnicas y accesorios para los magos; o los recolectores, que escudriñarán todo el mundo en busca de materia prima para el resto de las clases.

El sistema de clases en A Realm Reborn es sumamente flexible; a partir de un momento en particular en la historia, será posible iniciar una segunda clase desde el nivel 1; para ello, sólo basta con hablar con el líder del Guild de la clase que se desea aprender y equipar un arma diferente para validar el cambio. De esta manera es posible conocer todas las clases a profundidad sin la necesidad de crear un nuevo personaje, además, hasta cierto punto, esto es necesario puesto que las clases de prestigio requieren 30 niveles en una y 15 en otra. Adicionalmente, es posible emplear habilidades de una clase en otra, lo que agrega variedad y profundidad al seleccionarlas.

[img srcThumb="http://edgecast.lvlup-files.buscafs.com/uploads/news/photos/news_photo_39555_1398184003_615.jpg" srcLink="http://edgecast.lvlup-files.buscafs.com/uploads/news/photos/news_photo_39555_1398184003.jpg" size="medium"]A pesar de ser sencillo, el combate cuenta con cierta profundidad; los ataques del mago tendrán que ser lanzados en la secuencia correcta para maximizar el daño

[/img]

La progresión de tu personaje sucederá de la misma manera que en cualquier otro MMO: llevando a cabo quests y eliminando enemigos, y su formato será sumamente variado. Para comenzar, se encuentran las misiones que representan la trama principal; seguir esta línea de misiones es la forma en la que tendrás acceso a más funciones y alcanzarás nuevas zonas donde encontrarás misiones que podrás efectuar para los habitantes de las regiones.

Por otro lado, se encuentran las tareas diseñadas para ser repetidas en múltiples ocasiones, las Levequest y las Guildleves; éstas serán otorgadas por un NPC especial y podrán escalar en dificultad y recompensa, por lo que no estarán limitadas a un cierto rango de niveles. Adicionalmente, están los desafios del Hunting Log y Gathering Log, que te otorgarán experiencia por completarlos.

En los FATE ―Full Active Time Events―, que son eventos masivos esporádicos y misiones que surgen en cualquier momento y parte del mundo, los jugadores tendrán la oportunidad de participar libremente. Es importante remarcar que si el nivel de tu personaje se encuentra por encima del FATE, podrás sincronizarlo al del desafío a fin de participar y recibir una recompensa. Estos eventos existen por doquier y son parte fundamental para incrementar tu nivel, así que cuando estés cerca de alguna lo ideal es que participes en ella.

Dentro de las actividades que demandarán mucho tiempo, se encuentra la elección de una Grand Company; hay 3 en Eorzea y serás invitado a una conforme progreses en la trama principal. La elección únicamente repercutirá en las misiones posteriores de la historia que se relacionen con la compañía y la variedad de equipo único que podrás comprar de Quartermaster de la Grand Company, muy importante para el contenido End Game del juego, además, es la manera en que conseguirás tu primera montura, un Chocobo, una fantasía hecha realidad para los fans de Final Fantasy.

Con cariño para todos los fans de Final Fantasy
Con cariño para todos los fans de Final Fantasy

A Realm Reborn cuenta con una cantidad enorme de contenido y maneras de pasar el tiempo: siempre tendrás un objetivo que cumplir o alguna tarea que requiera atención. Por otro lado, detrás de esta variedad se esconde el fantasma del grinding, actividad que volverá monótona cualquier tarea que decidas completar. Para progresar en la Grand Company de tu elección, deberás conseguir un gran número de tokens con el fin de subir de rango dentro de ésta y para comprar equipo. Si deseas aumentar las clases de creación, será necesario construir una absurda cantidad de elementos que requieren otra cantidad ilógica de materiales. Para rematar, cuando decidas subir una quest, te sorprenderás de que no cuentes con misiones que cumplir, pues seguramente las completaste con tu primera clase, lo único disponible serán las FATE, así que dedicarás mucho tiempo viajando y cazando estos eventos.

Un aspecto en el que brilla A Realm Reborn es en el uso del DualShock 4, un pilar en el éxito de esta versión ya que es de las primeras veces en las que un MMO existe de manera exitosa en una consola. Debido a la simpleza del combate y el diseño de las clases, no es necesaria una gran cantidad de comandos para controlar al personaje, todo lo necesario está al alcance sin la necesidad de maniobras complicadas; aunque requieren un pequeño compromiso por parte del jugador para aprender los comandos, es sumamente cómodo jugar un MMO en PlayStation 4.

A pesar de presentar un diseño sumamente sencillo, los inconvenientes con el DualShock 4 son más evidentes al momento de interactuar con el resto de los jugadores, pues la única manera de hacerlo es mediante un teclado en pantalla, una acción que no es nada sencilla y es muy frustrante en contenido estrictamente social, como Dungeons y Raids. También, durante tus primeras horas, será muy complicado navegar por la interfaz de usuario que únicamente dominarás y entenderás con el tiempo. Es importante mencionar que es posible conectar un teclado y un ratón al PlayStation 4 para navegar en la interfaz e interactuar con el mundo de manera más amigable, aspecto que es únicamente una opción más que ofrece el sistema.

[img srcThumb="http://edgecast.lvlup-files.buscafs.com/uploads/news/photos/news_photo_39555_1398184081_615.jpg" srcLink="http://edgecast.lvlup-files.buscafs.com/uploads/news/photos/news_photo_39555_1398184081.jpg" size="medium"]Los FATE son una buena fuente de experiencia. Además ofrecen un descanso momentáneo a la actividad interminable de completar misiones

[/img]

Uno de los inconvenientes más notables del DualShock 4 está presente en el contenido más difícil del juego, pues el sistema de selección de objetivos está configurado para seleccionar al más cercano, ya sea enemigo o aliado, razón por la que en los Raids y Dungeons tu desempeño se verá severamente afectado. Debido a esto, no podrás cambiar objetivos tan rápido como lo harías con un mouse y un teclado, lo que ocasiona que en más de una ocasión tu grupo termine en el suelo por no completar rápido los objetivos. El control de PlayStation 4 se mantiene como una sólida opción para jugar de manera relajada el contenido más sencillo del juego, haciendo quests, viajando por el mundo y creando un sin fin de objetos, pero cuando requieras un buen desempeño, te quedarás en último lugar debido a esta deficiencia.

Dentro del aspecto técnico de A Realm Reborn nos encontramos con la sorpresa de que el juego corre de manera espectacular en PlayStation 4, aunque existen reducidos cortes en el conteo de cuadros por segundo al participar en escaramuzas con mucha acción en pantalla; salvo esa excepción, el resto del título corre de manera estable y asombrosa. La distancia del nivel de detalle es magnífica, el Antialias de los bordes es imperceptible, ahora es posible ver con lujo de detalle el horizonte y las hermosas praderas que adornan el mundo. A Realm Reborn en PlayStation 4 se compara con la versión de PC.

Al final del día, la versión de PlayStation 4 se sitúa como la mejor experiencia del título en consola, una opción sumamente recomendable para los fanáticos de la serie. Debido a la naturaleza repetitiva del juego y todo el grind que necesita para completar objetivos a largo plazo, es cuestionable recomendar el título; por fortuna, este aspecto está reservado para una casta muy escasa de jugadores, el resto no encontrará problema para disfrutarlo a plenitud.

¿QUÉ TE PARECIÓ FINAL FANTASY XIV: A Realm Reborn

?

3 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

3 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

9.7

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos