G-Files: Este 20 de abril se cumplen 20 años de la masacre de Columbine

Recordando la historia de los adolescentes que llevaron DOOM a la realidad


Como bien lo indica el título, hoy 20 de abril se cumplen 20 años desde que Eric Farris y Dylan Klebold arrasaron con todo a su paso en la Escuela Secundaria de Columbine. Los dos adolescentes de 18 y 17 años respectivamente, protagonizaron una de las masacres más mortíferas de Estados Unidos. ¿Lo recuerdas? si no, en Tarreo te damos un refresh a la memoria con nuestra nueva -- y sombría -- sección: G-Files.

Era 1999 y ambos adolescentes llevaban 5 años de amistad. Potenciados por características algo similares, Eric representaba fervientemente el odio mientras que Dylan se aferraba a una depresión que se agravaba. La química fue instantánea, compartían el mismo gusto por las películas, la infórmatica y los videojuegos. Sin embargo, su popularidad en la escuela era escasa... los tildaban de "intelectuales", pero a diferencia de lo que pudiésemos pensar hoy en el 2019 con este tag social, en ese tiempo era algo de perdedores. "Outcast" era el nombre del grupo al que pertenecían. No eran deportistas, ni muy ricos, ni muy guapos... y bajo el concepto de "típica escuela gringa", los descalificativos y bullying eran cosa de todos los días.

Bajo ese hostil contexto, Dylan y Eric tenían muchísimas cosas en común. A lo largo de su amistad, filmaban videos caseros, al más puro estilo Tarantino. Eran serials killers o justicieros de los más débiles. Dejando en evidencia, su descontento y frustración social. ¿Y la familia qué? ambos tenían padres muy normales, sin embargo, estos trabajaban bastantes horas al día por lo que el refugio de ambos jóvenes fueron las computadores, los videojuegos y las películas caseras.

Adictos al 'Doom'

El par de adolescentes compartían una pasión por los videojuegos, en especial el clásico FPS: Doom. Eric Harris era muy habilidoso en la informática, y creó una serie de niveles 'Harry Levels' para este juego. En la web se hacía llamar "REB", "Rebldomakr", "Rebdoomer" y "Rebdomine"; mientras que Klebold se hacía llamar "VoDKa" por sus iniciales (DK). En la página creada (1996) Harris compartía los niveles de Doom con otros aficionados. Web que mutó, hasta el punto de enseñar a hacer artefactos caseros que dañasen, pequeñas bombas u otros tips.

REB y Vodka, no tenían amigos. Y sus problemas para interactuar con la demás gente los limitaba completamente, había repudio absoluto a la sociedad. En sus diarios o cuadernillos recolectados tras el incidente, ambos se perfilan de formas diferentes pero conectadas. Eric odia a la sociedad, admira el nazismo, y se siente superior. Es más, crea una web titulada ¿You know What I Hate?, donde da rienda suelta a su odio, donde incluye nombres de sus compañeros de clase. Dylan sin embargo, deja plasmado en esas hojas, que se siente un desastre, que quiere morir. Que odia a los populares y que es completamente infeliz. Las sombrías descripciones van conectadas completamente con un sublime requerimiento de ayuda: "estoy solo".

Un día como hoy a las 11:15 dos adolescentes entraron a una escuela que alberga a más de 2000 alumnos, siguiendo el plan que venían confeccionando hace meses, Eric y Dylan entran a la cafetería y comienza el tiroteo. El cual dio como resultado 15 personas fallecidas de un total de 24 heridas. El único fin de ambos, era matar a la mayor cantidad de personas, y que esto fuese entretenido. Lo especifican en sus diarios y en el blog de Eric.

Portaban dispositivos caseros, explosivos, bombas de propano, armas que van desde una Savage-escopeta Springfield hasta una Stevens 311D entre otras, todas compradas hace mas o menos un mes antes del incidente. Luego, ambos adolescentes acabaron con sus vidas en el mismo lugar donde se dio el segundo tiroteo: la biblioteca.

El cine

Columbine ha inspirado y ha sido retratado por múltiples directores, mis dos favoritos son la obra creada por Michael Moore "Bowling for Columbine" donde se habla de algo bastante contingente, como es la proliferación de armas en Estados Unidos. Y el otro al cual personalmente le soy devota, es Gus Van Sant, el director estadounidense que se aleja de la posición "moralmente adulta" esa que incrimina a la sociedad por peliculas violentas y videojuegos, pero que no se ven así misma como el verdadero gestor que acusa y discrimina constantemente. Gus no ejerce esa presión, admira a los adolescentes hasta el punto de sobrevalorarlos. En "Elephant" el caso de columbine es bastante fidedigno, con las sutilezas a flor de piel, una película que se las recomiendo completamente.

¿Y por donde partimos?

Hoy en el 2019, cualquiera de nosotros podríamos figurar como un Eric o un Dylan. Inadaptados, antisociales y sumamente frustrados por el hecho de "no-encajar". El sheriff que guarda el caso de columbine, desertó de publicar un video en el cual se muestra a ambos adolescentes un día antes del asesinato, hablando del fin y alardeando la munición conseguida. El motivo por el cual no se difunde es que "no quieren que inspiren a otros jóvenes".

Ese mismo concepto es el que adquiere la sociedad al hacer uso de los fetiches, como un ente de POSESIÓN DIABÓLICA. "Jugaba videojuegos violentos, por eso lo hizo" "Le gustaban las armas por el juego" "El juego lo puso desquiciado" ¿les suena alguna de esas frases?, lo peor de todo es que no hablo de 1999, sino que cito a la actualidad, hoy 2019 y aún se cree que esto es fuente de inspiración pura.

La adolescencia es un periodo que de por si absorbe. Pasamos por múltiples cambios, ya sea hormonales y de identidad... queremos ser únicos pero a la vez pertenecer a algo. El dilema es cuando el sujeto en cuestión no "es apto" a estos grupos, el descontento de sentirse diferente es en mi opinión la semilla de todo esto.

Cualquier sea el resultado final, algo hizo click mucho antes, en Columbine fue el constante hostigamiento escolar. Quizás hoy son más recibidas las anomalías, ya sea por gustos o fetiches, no se encuentra todo tan raro. Sin embargo, el acoso escolar continúa... la jerarquía social que se establece en los colegios sigue presente, y este poder auto-asignado que se dan algunos, lo utilizan para humillar a otros más débiles.

Eric y Dylan, vestían con lentes oscuros, bototos y chaquetones largos. Tal cual una película a lo natural born killers, eso les daba poder. La presencia, por primera vez en la vida, eran importantes. Los videojuegos son una herramienta muy efectiva de albergue cerebral. Estás ahí, pero a la vez no. Aprendes y estos modifican tu cerebro, la ciencia así lo comprueba pero, ¿porqué no hacer de ello una herramienta positiva?.

Muchos casos han superado depresiones por la utilización de los videojuegos, en su justa medida, todo nos aporta. El mundo virtual y las múltiples posibilidades de reencarnarnos en otro, son características liberadoras, pero que a su vez deben ser consideradas como una fuerte herramienta de aprendizaje. Y no, no hablo de saber inglés o matemáticas en ellas, sino que de sensibilizarnos a través de otras historias, de vivir y relacionarnos en el mundo de otro, esto nos debe potenciar de alguna u otra forma en nuestra vidas reales. ¿Lo tienen? aprendiste del compañerismo en alguna campaña del MW, en el Halo te sentiste héroe por primera vez, rescataste a una princesa que creía fervientemente en ti y customizaste tu personaje hasta hacerlo líder de un clan, eres un ejemplo.

Ahora llévalo a la vida real.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (10)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos