Cuando los fans dañan el desarrollo de un juego - parte 1

Proyectos que sufrieron la furia del fanatismo


The Legend of Zelda: The Wind Waker y The Legend of Zelda: Twilight Princess

Cierren los ojos e imaginen por un momento lo que ocurrió cuando Nintendo mostró el primer trailer de Wind Waker. Tal vez hoy recuerden con cariño el juego, pero en 2001 los fans enfurecieron. La chispa que inició todo fue una demostración técnica que Nintendo mostró en el Space World del año 2000. Titulada The Legend of Zelda 128, en ella vimos una espectacular batalla entre Link y Ganon. La atmósfera era oscura y épica. La prensa enloqueció y los fans dieron por sentado que lo que habían visto era el nuevo The Legend of Zelda que estaba en desarrollo para el recién anunciado GameCube.

Pero el siguiente año muchos reventaron de ira al ver lo que Nintendo presentó en el Space World 2001. "¡Es una caricatura!", gritaron muchos. Miyamoto declaró que la nueva apariencia ampliaría el alcance de la franquicia. Los fans enloquecieron. Incluso algunos pensaron que había 2 títulos en desarrollo y que el demo del año anterior saldría posteriormente como un juego completo. Las expectativas de muchos se fueron al piso. Pocos querían jugar algo así. "¡Crecimos con la franquicia! ¡Queremos algo maduro!", exclamaron enojados. Así, el adorable estilo visual que usaba la técnica cel shading provocó una tormenta de críticas que prestaron poca atención al título en sí. Irónicamente, The Wind Waker no peca de simpleza: es complejo con un sistema de combate bien pensado y que buscó implementar un paradigma completamente nuevo para la serie: un mundo conformado por islas y un inmenso mar.

Pero los fans dejaron muy claro que ése no era el Zelda que querían. Nintendo escuchó. Cuando mostraron por primera vez el trailer de la secuela de Wind Waker, muchos adultos lloraron —y no es una hipérbole. El juego era diametralmente opuesto a su caricaturesca precuela. Los temas abordados también fueron diferentes. Había oscuridad, una organización del mundo similar a la establecida por Ocarina of Time, intensas secuencias de acción, persecuciones, podías usar la espada montado en el caballo, duraba muchas horas y Link no era un niño de facciones carismáticas.

Juzgar los 2 títulos es una aventura intrépida que no pienso desafiar en este texto; sin embargo, debo destacar la actitud negativa de muchos fans que calificaron sin jugar y cambiaron, no sabemos si para bien o para mal, el destino de la franquicia. El estilo cel shading fue relegado a las entregas para portátil por un tiempo y sólo podemos reconocer un dejo de su influencia en Skyward Sword. Curiosamente, Wind Waker envejeció mucho mejor que Twilight Princess. Con la reciente reedición del polémico juego caricaturesco, queda muy claro donde estaba el corazón de Nintendo. Aunque nunca podremos responder qué hubiera sido mejor, me hubiera gustado ver el desarrollo de la franquicia sin todas esas quejas basadas en un absurdo prejuicio de apariencias.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (196)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos