Nintendo despide a empleada luego de controversia sobre censura

ACTUALIZACIÓN: la compañía niega que la causa fuera el escándalo

Nintendo despide a empleada luego de controversia sobre censura

ACTUALIZACIÓN: la compañía niega que la causa fuera el escándalo

Tags

Actualización

Nintendo negó que el despido de Alison Rapp fuera ocasionado por el escándalo que se detalla más abajo y declaró que tuvo que dejar ir a su trabajadora porque ella tenía un segundo empleo, lo cual entraba en "conflicto con la cultura corporativa de Nintendo".

Con respecto a lo sucedido, la compañía esclareció su posición en el siguiente comunicado:

“Aunque la terminación de la Sra. Rapp viene después de que ella fuera objeto de críticas por parte de ciertos grupos en medios sociales hace varias semanas, estos incidentes no están relacionados en absoluto. Nintendo es una empresa comprometida con fomentar la inclusión y la diversidad, tanto al interior de la compañía como en la industria de videojuegos en general, y rechazamos firmemente el acoso de individuos con base en su género, raza o creencias personales. Le deseamos lo mejor a la Sra. Rapp en sus futuros proyectos".

Nota Original

Esta tarde, la exempleada de Nintendo, Alison Rapp, informó que había dejado la compañía luego de verse involucrada en una controversia relacionada con la censura en los videojuegos.

"Hoy, la decisión fue tomada", escribió Rapp en su cuenta de Twitter. "Ya no soy una buena y segura representante de Nintendo. Mi empleo ha finalizado". Ella trabajaba en la división Treehouse de Nintendo, la cual se encarga de traducir y localizar juegos japoneses.

Desde el año pasado, Nintendo ha dado pie a numerosos debates tras modificar títulos como Xenoblade Chronicles X, Fire Emblem Fates y Fatal Frame: Maiden of Black Water para su publicación en América. Principalmente, estos cambios consistían en retirar cualquier contenido sexual que pudiera resultar moralmente ofensivo, en especial, para la crítica liberal estadounidense.

Lo anterior resultó contraproducente, pues una parte del público prefería que los juegos llegaran a nuestra región como habían sido creados originalmente. Por eso, en los meses recientes, Rapp —quien defiende la postura feminista y LGBT— se volvió objeto de constantes ataques en línea. De acuerdo con la exempleada, ella y su familia tuvieron que avisar a la policía de amenazas y "actividad sospechosa".

Cabe señalar que Rapp se dedicaba al marketing y, en sus palabras, "no tenía ninguna relación con los cambios de contenido localizado". De hecho, Rapp comentó que estaba a favor de conservar la personalización de senos en Xenoblade Chronicles X.

El caso se complicó cuando sus detractores encontraron un ensayo que Rapp escribió en la universidad en 2011 y donde, según la versión de Kotaku, ella había argumentado que las leyes sobre pornografía infantil en Japón debían permanecer fieles a los valores culturales de aquella nación. De manera irónica, esto sirvió para tachar a Rapp de pedófila.

Hay quienes creen que ese fue el motivo por el cual Nintendo despidió a su empleada; sin embargo, los detalles de su salida permanecen en secreto y Rapp asegura que son "altamente confidenciales". En última instancia, Alison Rapp se mostró agradecida por el tiempo que pasó en la compañía.

SIGUE LEYENDO

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (67)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos