Empleados de Unity cuestionan el uso militar de la herramienta de videojuegos

La falta de transparencia alrededor del motor preocupan a desarrolladores

Empleados de Unity cuestionan el uso militar de la herramienta de videojuegos

La falta de transparencia alrededor del motor preocupan a desarrolladores

Tags

Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / Cobertura / Instagram / Discord

Unity, la popular herramienta de creación de videojuegos con casi 20 años de vida, ha sido utilizado durante mucho tiempo en áreas fuera de su propósito principal. El motor es celebrado por su gran versatilidad, ya sea en cine, arquitectura, transportación, etc. Rara vez se habla de la relación que Unity tiene con el ejército estadounidense, lo cual disgusta a algunos de sus empleados.

Los tratos entre Unity y el Departamento de Defensa no son un secreto, pero tampoco es algo de lo que se difunda a menudo. Existen dos referencias a programas pertenecientes a las Fuerzas Aéreas de EE.UU. (US Air Force), ambas se encuentra en la página oficial de Unity con el título de “Gobierno y Aeroespacial” (Government & Aerospace) y el segundo como “Simulaciones Virtuales y Modelados” (I/ITSEC), un contrato asociado a Lockheed Martin, uno de los grandes contratistas de defensa a nivel mundial.

“Unity reduce la creación de prototipos físicos y las pruebas, ahorrando millones de dólares al descubrir y resolver los problemas mucho antes en el desarrollo”, señala Lockheed. Además Dynepic, una empresa la cual desarrolla plataformas de capacitación para clientes como las ya mencionadas Fuerzas Aéreas de EE.UU, alabo las capacidades de Unity en uno de sus informes Military Training and Simulation, donde uno de sus principales usos sería la Realidad Virtual.

La empresa destaca la importancia de suavizar el aspecto bélico de su negocio. En un memorando interno se pide a los directivos preferir términos como “defensa” o “gobierno” en lugar de “militar”, y también señalan que nada de lo que producen será utilizado en un escenario bélico real.

Considerando esta situación, tres empleados anónimos de Unity decidieron hablar. Lo que les preocupa es la ética, o falta de ella, que surge del potencial cruce de proyectos militares y no militares. Por ejemplo, el desarrollo de inteligencia artificial para videojuegos puede acabar también en proyectos relacionados con el ejército, esto a las espaldas de los desarrolladores.

Uno de los empleados comentó: "Llegué a Unity explícitamente porque creí ingenuamente en su marketing en torno a 'potenciar a los creadores' y 'hacer del mundo un lugar mejor' o lo que sea. Me metí en la IA con la expectativa de que estaría construyendo tecnología 'para el bien común' o alguna tontería por el estilo. Sin embargo, uno aprende muy rápido que amoldarse a los especuladores de la guerra es la forma más rápida de ganar dinero en la industria tecnológica."

Para los desarrolladores resulta una experiencia deprimente, pero no es algo nuevo. Muchas tecnologías se han creado en favor de un bien mayor para solo terminar en las manos de beligerantes como lo fue la energía atómica. El idealismo juega un papel secundario al frente del pragmatismo bélico. Solo queda esperar ver como Unity se hará cargo de las responsabilidades que el uso militar de su herramienta pueda generar.


Te recordamos que Tarreo.com también está Instagram y Twitter como @TarreoGamer ¡Síguenos!

(Fuente)

Editorial: Tendencias / Facebook / Twitter / Cobertura / Instagram / Discord

SIGUE LEYENDO

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos