Review

RoboCop

Un remake que no era necesario
LEVELUP 6 Malo

PROS:

CONS:

RoboCop (Verhoveen, 1987) es una de esas películas que sólo ocurren una vez en la vida. A pesar de que sus efectos especiales ahora parecerían ridículos, el filme tuvo un tono adecuado para la época en la que se estrenó y con su violencia desmedida destacó entre las cintas de ciencia-ficción de la época. Con 2 largometrajes posteriores, series de televisión, caricaturas, figuras de acción y, por supuesto, videojuegos, RoboCop, el héroe mitad humano, mitad robot y todo policía, nunca dejó de estar presente. Más adelante, los rumores de un remake surgidos en 2005, provocaron preocupación en los fans de esta obra irrepetible. "No es necesario un remake" era el comentario generalizado.

El remake sucedió y ya está en las salas de cine, y como siempre ocurre en estos casos, resulta una tarea difícil para los críticos, ya que compararla con la cinta original es quizá un poco injusto, aunque inevitable; sin embargo, la nueva generación de espectadores podría sorprenderse de manera agradable con esta película de acción, dirigida por José Padilha y distribuida por Metro-Goldwyn-Mayer y Columbia Pictures. Debido a eso, quizá tengamos que dividir la reseña en 2: cómo es RoboCop (Padilha, 2014) como una película independiente y cómo es si se le compara con la RoboCop original.

¿Pueden las máquinas diferenciar el bien del mal o es una facultad exclusiva del ser humano?
¿Pueden las máquinas diferenciar el bien del mal o es una facultad exclusiva del ser humano?

El escenario es el año 2028, donde el conglomerado multinacional OmniCorp está a la vanguardia de la tecnología robótica y existen drones militares que con éxito cumplen misiones de guerra en países en conflicto. La compañía quiere obtener más dinero del gobierno estadounidense y lucha para conseguir revocar la ley que se opone a dejar en manos de robots la seguridad pública. El plan de OmniCorp, pues, es empezar un plan de negocios en la ciudad de Detroit, echando a andar un proyecto en el que un humano con cuerpo de robot se haga cargo del asunto para demostrar que la vigilancia podría estar en manos de un producto capaz de diferenciar entre el bien y el mal.

Alex Murphy (Joel Kinnaman), un policía de Detroit con un código de honor inquebrantable, y hombre de familia con esposa y un hijo, es víctima de la mafia de la ciudad encabezada por el villano Antoine Vallon (Patrick Garrow) y los policías corruptos de su estación. Tras un atentado contra su vida, su cuerpo moribundo queda como candidato ideal para los planes de OmniCorp y es transformado en RoboCop, cyborg diseñado por el doctor Dennett Norton (Gary Oldman) por órdenes del presidente de la corporación, Raymond Sellars (Michael Keaton). Entrenado en China por el militar Rick Mattox (Jackie Earle Haley), RoboCop demuestra que su lado humano le impide actuar tan rápido como una máquina, mermando los resultados esperados para que la opinión pública y el gobierno acepten el proyecto que significa millones de dólares en ganancias para OmniCorp, por lo que deciden eliminar químicamente su capacidad de razonamiento. Es ahí donde comienza el conflicto interesante, ya que Murphy, siempre consciente de su vida humana, es controlado por sus emociones. Siente ira al saber que muchos crímenes se están cometiendo en la ciudad; desea venganza en contra de quienes intentaron matarlo; o se deprime al saber que su familia aún piensa que es un humano normal.

La propuesta de esta película es el debate del hombre contra la máquina y busca que el espectador se pregunte si es correcto que el individuo actúe sin pensar o permitir que sus sentimientos se involucren para emitir un juicio. Además del aspecto reflexivo, RoboCop ofrece, por supuesto, varias escenas de acción, con tomas que permiten apreciar los movimientos ágiles del cyborg y destacando su diseño estilizado. Sin embargo, hay pocas oportunidades de ver al policía robótico cumpliendo con su deber, y el tiempo en pantalla se llena de escenas donde el protagonista trata de lidiar con sus problemas internos.

Los personajes secundarios carecen de la fuerza que tenían los de la película original
Los personajes secundarios carecen de la fuerza que tenían los de la película original

El ritmo también se ve interrumpido con las intervenciones del personaje Patrick "Pat" Novak (Samuel L. Jackson), un presentador y opinador de televisión que apoya el proyecto de los cyborgs en la ciudad. Estas escenas tratan de enfatizar la perspectiva de crítica social de la película, pero carecen de ritmo y contexto.

Asimismo, el personaje de la esposa de Murphy, Clara Murphy (Abbie Cornish), no tiene profundidad y algo que pudo ser explotado de mejor forma en el guión, queda como un relleno al que se da más importancia de la debida, haciendo que las escenas finales sean irrelevantes.

RoboCop es una película entretenida, y el héroe es presentado para competir en la taquilla con otros como Iron Man o Batman, pero el gran problema es el guión. En realidad nunca se siente un conflicto real en la película; de acuerdo con la propuesta, parece que el problema es ver si la ley antirrobots se aprueba o no y eso no resulta interesante. No hay villanos ni villanías, sólo un enredo soso que incluso llega a ser confuso, ya que algunos aliados del protagonista resultan ser sus enemigos, pero sin justificación aparente. RoboCop está todo el tiempo a la sombra de la película original y en lugar de sentirse como una propuesta del todo nueva, se percibe como un filme que trata de contar la misma historia, pero de manera diferente. Con algunos chispazos de humor, acción moderada y una historia sin emociones, RoboCop es una cinta un poco estéril que el cinéfilo disfrutará, pero olvidará en pocos días.

Ahora bien, ¿qué tal está el remake de RoboCop comparado con la película original? Pues, ¿usted qué cree?

La cinta original, inspirada un poco en la historieta japonesa 8 Man, es una de las favoritas de los fans del cine de ciencia-ficción, y tiene una razón. El ritmo del filme de Verhoveen es impecable; no pierde tiempo en detalles sosos y siempre va al grano. La información necesaria para entender el conflicto del hombre-máquina está implícita; no hay necesidad de ver a detalle la relación entre Alex Murphy y su familia para entender, mediante breves flashbacks, su importancia.

El remake falla en crear lazos afectivos entre los personajes. Mientras que en la original, la pareja Murphy-Lewis es esencial para mostrar el lado humano de RoboCop (es la oficial quien le hace recordar su humanidad), en la nueva versión, su compañero (ahora hombre), Jack Lewis, es sólo un adorno prescindible. En la versión original de verdad da miedo vivir en Detroit, mientras que en el remake nunca se siente la necesidad de un RoboCop; no hay delitos, no hay injusticias, sólo nos informan que la delincuencia está bien dura, pero no hay más.

El nuevo RoboCop nunca deja de ser un humano; nunca muere, como sí ocurre en la cinta original
El nuevo RoboCop nunca deja de ser un humano; nunca muere, como sí ocurre en la cinta original

En RoboCop de Verhoveen hay villanos memorables. Clarence Boddicker, el mafioso despiadado y sus compinches; Dick Jones, el oficinista ardido que busca que sus negocios salgan bien a toda costa; y hasta Bob Morton, el cínico y joven creador de RoboCop que busca escalar dentro de la OCP. En la nueva versión no existe algún villano que represente una amenaza real. En la original, la sátira de los noticiarios, los comerciales en la televisión (donde se enfatiza la banalidad de la sociedad buscando realizarse con productos como el automóvil de lujo 6000 SUX mientras que en las noticias enfatizan la ola de violencia), y el comediante Bixby Snyder que compraría excesos "por un dólar", destacan la decadencia de Detroit, al crear un escenario desolado y desesperanzado, donde RoboCop podría marcar una diferencia. En el remake se intenta hacer lo mismo con el personaje de Patrick "Pat" Novak, sin éxito.

El conflicto del héroe en la película original es claro y parte de un hecho simple: Alex Murphy murió. El policía asesinado renace en un cuerpo artificial y gradualmente cobra conciencia, recordando su humanidad y apegándose a su ética. El nuevo RoboCop nunca muere y desde el principio sabe que es un hombre aún, con un cuerpo artificial. Esto reduce mucho la tensión emocional cuando se comparan ambas cintas.

Nunca es necesario un remake, y en este caso, menos; sin embargo, el resultado pudo ser mucho peor. El director de la nueva versión, José Padilha, hizo todo lo que pudo (dato de trivia: ésta fue la primera incursión de Padilha en el cine de Hollywood, mientras que el director holandés, Paul Verhoveen, tuvo su primera gran oportunidad en Hollywood con la primera RoboCop). Incluso se sabe que Padilha quiso usar muchas ideas para este filme, pero a fin de hacerlo para adolescentes y adultos (con la intención de obtener más ingresos en taquilla), su labor se redujo a obedecer las instrucciones del estudio, lo que le significó "una pésima experiencia".

No hay duda: la versión de 1987 de RoboCop es irrepetible. Quizá lo único bueno del remake es que animará a las nuevas generaciones a interesarse por la película original.

¿QUÉ TE PARECIÓ RoboCop

?

1 Usuario ha calificado este juego. Danos tu opinión.

1 Usuario ha calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

8

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos