Review

Shadowgate

Bienvenido de nuevo al castillo viviente de la muerte

LEVELUP

7.5

Regular

PROS:

Fiel a la entrega original

Increíble banda sonora que respeta las melodías originales

Atmósfera envolvente

CONS:

La dificultad podría alejar a nuevos jugadores

Es un título para fans

No aporta elementos al género

Shadowgate es un título que salió originalmente para Macintosh a finales de la década de los 80; sin embargo, la versión que más recordamos es la de NES por ser la plataforma más popular en aquel entonces y la que maravilló a una generación. Hoy, tras 27 años, la franquicia regresa gracias a una exitosa campaña de Kickstarter. También hubo una extensa etapa de pruebas para corroborar que somos capaces de superar retos legendarios como los de la época en que los juegos estaban diseñados para tomar el alma del jugador sin dar algo a cambio.

Esta versión comparte los elementos de diseño del Shadowgate original, aunque ahora incluye comodidades modernas, como un pequeño sistema de pistas y un inventario más fácil de usar que se presenta con pantallas dibujadas a mano. El resultado es un escenario cuidadosamente ambientado que transmite la soledad y el peligro del castillo viviente. La cualidad más notable del título es que se trata, en esencia, de la misma entrega de 1987, pues se visitan las mismas locaciones, los acertijos son similares y muchos objetos que recuerdas de aquel juego regresan para sorprenderte. Volver a pisar Shadowgate después de tantos años provoca una sensación continúa de deja vu: sabes dónde estás y cuál es tu misión, pero la solución a un acertijo es confusa.

Como mencionamos, Shadowgate es el resurgimiento del clásico point and click y se juega de la misma manera que su antecesor. En la parte superior de la pantalla se encuentran los comandos, botones para ejecutar las acciones de tu personaje; por ejemplo, puedes observar los objetos (Look), comerlos (Eat), hablar con ellos (Speak), etcétera. Algunos comandos se comportan de diferentes maneras, según el objeto con el que interactúes, así que no será posible comer una pared o hablar con una piedra. En la parte superior también se ubica un recuadro que representa a tu personaje (Yourself), ese botón conjugará las acciones que ejecutes, digamos que vestir una pieza de armadura se traduciría en "usar esta pieza de armadura en mí".

La interacción con el mundo es satisfactoria: cada acción tiene una respuesta única, en ocasiones muy genérica y que se repite a lo largo del juego; en otras, el resultado es tan inesperado que te sentirás la persona más tonta del mundo al ejecutarla (me ocurrió que al comandar a mi personaje "Ir" a una ventana cayó al vacío y murió). Por otro lado, la manera de progresar es mediante el comando "Ir" para cruzar puertas y otras locaciones obvias, pero deberás usar tu ingenio para seguir avanzando, ya que su uso no está limitado a puertas y ventanas.

Jair Cuthegar, un soldado simple con una peligrosa misión
Jair Cuthegar, un soldado simple con una peligrosa misión

El sistema de inventario es sencillo; pocos aspectos dentro de su diseño destacan a simple vista. En el primer apartado el personaje guarda todos los artefactos que recoge, en la siguiente pestaña están los documentos, libros y pergaminos que encuentras, después el espacio para las armaduras y finalmente, el lugar donde puedes utilizar tus hechizos. Cabe mencionar que dentro de estos menús también se aplican todos los comandos, así que antes de leer un pergamino tendrás que abrirlo y después cerrarlo, si así lo decides.

Entre las novedades de Shadowgate está Yoric, un cráneo parlanchín que te acompaña a lo largo de tu aventura para ayudarte a encontrar pistas para resolver los acertijos, pero antes de que te quejes te diré que no representa ninguna ventaja. El tipo de pistas que el cráneo ofrece son únicamente comentarios sarcásticos y muy obvios. Para ejemplificar: mi avance en el castillo viviente llegó a un alto súbito al encontrar una pared con enredaderas, esperaba que Yoric me diera un consejo, sin embargo, sólo dijo: "será mejor que hagas algo con esa pared…" ¿Es en serio, Einstein? Fuera de estos momentos irritantes, su participación se limita a recordarte eventos que suceden y de los que pudiste perder el rastro o a desalentarte para repetir una acción que tuvo resultados negativos.

Seas un jugador nuevo o un veterano, Shadowgate es un reto indomable debido a la complejidad y lo críptico de sus acertijos, ya que al inicio no se te presenta ningún objetivo o misión, salvo derrotar al antagonista. Esto resulta en una experiencia agobiante y sumamente frustrante: terminarás recorriendo pasillos y habitaciones una y otra vez sin avanzar; regresarás a viejos pergaminos para leerlos con detenimiento, y como hace muchos años, tomarás nota en papel para llevar un registro de los elementos con los que cuentas para relacionarlos y encontrar alguna pista.

Cumple con tu destino, simple soldado
Cumple con tu destino, simple soldado

Los acertijos cuentan con capas de complejidad que concuerdan con el nivel de dificultad, y todas requieren actividades específicas; en Master (que constituye el reto máximo) cada paso hacia la recta final es una victoria y las acciones requeridas para avanzar se incrementan. Veamos un ejemplo: en las primeras 2 dificultades para deshacerte de un fantasma en una cueva debes asustarlo con la luz de la antorcha; en Master esa luz será insuficiente, así que tendrás que encontrar otra solución. Esta complejidad convierte a Shadowgate en un festival de prueba y error, pues intentarás cualquier combinación de objetos, elementos y acciones para lograr tu cometido. Eso tampoco te garantiza el éxito y además, te desvía constantemente del objetivo principal y la investigación.

Para combatir lo anterior debes saber que el tiempo no está de tu lado. En una etapa temprana del juego un Banshee te maldice, por lo que tu presencia en el mundo se limita a unas cuantas horas. Esta presión te motiva a ser eficiente y a tomar decisiones adecuadas porque cada acción representa tiempo, aspecto que verás reflejado en la antorcha que portas: si titubeas mucho y ésta se apaga, durarás poco en el oscuro castillo.

Cuando se habla de volver a lanzar un título, en especial uno de la época de las bandas sonoras improvisadas por las limitantes tecnológicas y que logró capturar la atención del público para convertirse en leyenda, existe el temor de que carezca de la esencia original. En el peor de los casos, se presentan pleitos legales por el uso de propiedades intelectuales antiguas o problemas con el compositor original.

Por fortuna, el equipo de Zojoi cuenta con los derechos de la banda sonora original compuesta por Hiroyuki Masuno y estamos más que satisfechos con los resultados. Las piezas musicales están remasterizadas con nuevos arreglos y se conserva la esencia original, al grado de que la melodía principal permanece en nuestra cabeza días después de terminar el juego.

Estamos enamorados de Shadowgate y de su complejidad, pero eso tiene que ver con la nostalgia, así que, sin duda, los veteranos de la franquicia amarán esta nueva entrega. En cuanto a los nuevos jugadores ajenos al point and click, quizá consideren la experiencia inaccesible e incluso poco atractiva, pues el título es fiel a sus raíces, pero se queda en el pasado al no aportar novedades que lo mantengan relevante en el presente.

Shadowgate regresa

¿QUÉ TE PARECIÓ Shadowgate

?

7 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

7 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

8.6

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos