Review

Sea of Thieves

Un océano con enorme potencial pero falto de reales aventuras

LEVELUP

6

Malo

PROS:

Hermosas gráficas e inmersión

Banda sonora épica

Potencial para ofrecer mucho más

CONS:

Sumamente ligero en contenido

Misiones repetitivas

Grindeo excesivo para obtener objetos cosméticos

Falta de variedad

Excesivo precio para lo que ofrece

La semana pasada salió al mercado Sea of Thieves, la nueva exclusiva de Xbox One y Windows 10, la cual fue anunciada hace más de tres años atrás y viene a ser el gran nuevo juego de Rare, quienes luego de años haciendo juegos olvidables en Kinect, al fin tenían las riendas para regresar a sus alocados orígenes creativos y ofrecernos uno de sus juegos como los que hacían en la vieja escuela.

Muchas promesas y expectativas para este juego, después de todo tiene el beneficio de la duda por el enorme cariño que aún le tienen los jugadores por sus trabajos del pasado, pero ¿lograron vivir al enorme hype?

Primero que todo es importante destacar que no jugamos ninguna de las Betas que tuvo, llegamos con una mente limpia y fresca al juego de piratas en su día de lanzamiento, el cual, como era de esperar de un juego de esta magnitud, tuvo muchos problemas en sus servidores, en algo que consideraron inesperado, pues no imaginaban tener tanta gente conectada. Incluso impidieron el acceso a los servidores a jugadores mientras estabilizaban a quienes estaban dentro.

Una vez superado ello, pudimos conectarnos sin inconvenientes (aunque con una cantidad absurda de ping, más de 200ms, pero lo suficiente para poder jugar sin drama) y experimentamos varias sesiones, tanto en solitario emparejado con extraños al azar en Xbox One y PC, así como con un grupo de personas que también tenían el juego.

Antes de todo, es importante mencionar como funcionan los servidores de Sea of Thieves. Estos trabajan bajo el sistema Peer-to-Peer (P2P), por lo que mientras más cerca estés de tus compañeros piratas, mejor será el ping. Si te conectas a jugar solo y tienes la mala suerte, por ejemplo, de ser emparejado con jugadores europeos, la experiencia no será la mejor.

Ya con eso fuera del camino, lo primero y más importante es que este es un juego diseñado para ser una experiencia social. Serás siempre emparejado con al menos otras dos personas, y es posible jugar solo si tus otros compañeros piratas abandonan la partida. Lamentablemente el juego no es divertido ni sencillo si deseas hacer todo solo, sobre todo a la hora de manejar un Galeón gigante, así que aquellos que prefieran experiencias más aisladas, estarán mejor en No Man’s Sky.

Al estar jugando con más personas, la comunicación es clave. Si bien existe incorporado un chat de texto, la mejor manera de disfrutarlo es con un micrófono y hablando con tus colegas organizándose para las actividades que ofrece el juego, las cuales lamentablemente no son muchas.

Sea of Thieves se compone de tres actividades principales: misiones de encomiendas que involucran ir por animales específicos, misiones para acabar con esqueletos de piratas, e ir en busca de tesoros. En esto último, solo se te dará la forma de la isla con una X marcada. Aquí debes revisar el mapa en busca de dicho lugar, algo que a futuro podría volverse bastante predecible cuando los jugadores ya manejen al dedo todo el mapa.

Esas son las actividades oficiales, de manera extra oficial está todo el manejo del barco, la reparación de éste en caso de recibir daños, enfrentarte a otros jugadores que deseen darte pelea para robarte tus pertenencias, ir a fortalezas de esqueletos, encontrar botellas con misiones adicionales y saquear barcos hundidos.

Las misiones adicionales son por lejos lo que mas dificultad te dará el juego. En el mapa es posible encontrar ciertas islas que son fortalezas de esqueletos, las llamadas “Raids” que tendrán una nube de calavera y música amenazante, a las que puedes optar a entrar. Cuando estés cerca de dichas islas, los esqueletos no dudarán en atacarte con todo lo tengan, y puedes responder yendo a combatirles, en lo que será una suerte de “modo Horda”, con docenas de esqueletos bastante resistentes saliendo a atacarte sin cesar. De dichas fortalezas puedes robarte sus suministros y tesoros que tengan resguardados. La presión de estas misiones para sobrevivir las hacen realmente emocionantes la primera vez que las juegas, pero cuando ya sabes que hacer, la dificultad deja de ser un problema.

Otra misión extra bastante atractiva son las botellas con mensajes de náufragos, los que contendrán adivinanzas que deberás resolver para poder hacerte de tu premio. Aquí no te indican directamente donde debes ir, será tu labor descifrar el misterio para hacerte de las recompensas, lo que le da un toque especial y muy acorde a la temática pirata.

Como dato adicional, puedes toparte con tiburones en áreas profundas del océano. Es posible eliminarlos con un par de balazos, pero no puedes hacer nada con los restos del animal.

Ocasionalmente, y con mucha suerte, puedes pelear contra el Kraken. Esto último debe ser quizás una de las cosas más divertidas que puedan ocurrirte, pero la probabilidad de que pase es mínima, es casi como un evento al azar. Puedes realizar un trazado de navegación para aumentar las probabilidades de que aparezca, pero aún así no es 100% seguro que te salga. Vencerlo, por cierto, no te da recompensa alguna, aún siendo de las actividades más difíciles disponibles.

Las misiones principales siguen el mismo patrón, tomar una misión, ir por las encomiendas, regresar al puerto y cobrar tu oro. Luego se repite el proceso ¿Cuál es el fin de todo esto? Desbloquear objetos cosméticos. En el estado actual del juego, el gran “end game” de Sea of Thieves es acumular suficiente oro para desbloquear trajes cosméticos y opciones decorativas para tu barco. Eso es todo.

Al comenzar el juego no puedes escoger como personalizar tu pirata, debes si o si jugar con las opciones predeterminadas que ofrece Rare, sin posibilidad de poder cambiar la forma, contextura o apariencia de tu personaje. Es posible decorar tu barco, pero las opciones son sumamente limitadas a lo cosmético.

Lo peor de ello es que para obtener ciertos sombreros es necesario cumplir ciertos requisitos y sus precios son exorbitantemente altos, lo que obviamente fuerza el grindeo en un juego cuyas misiones pueden durar mínimo 15 a 20 minutos, si todo sale bien (dígase, si no te atacan o logras sobrevivir los ataques de otros jugadores). Por muy divertida o extenuante que sea la misión que acabas de cumplir, sentirás que tu pago en oro fue mínimo por todo el problema que te tomaste.

En una de nuestras misiones terminamos muertos varias veces por ataques de otros jugadores durante una búsqueda de gallinas (animales que debes alimentar en tu trayecto de vuelta con plátanos o se mueren) y cuando finalmente llegamos a puerto y cobramos la recompensa no fue más allá de 90 piezas de oro. Todo ese problema para que simplemente encuentres de suerte una caja con seda o yerbas y eso termine pagándote más.

La narrativa en el juego es inexistente, y sin duda es uno de los elementos que más extrañamos de los juegos de antaño de Rare. Si, las tramas de Donkey Kong o Banjo-Kazooie no eran historias dignas de un Nobel, pero eran entretenidas y te mantenían enganchado, con curiosidad de ver que ocurría al final. Aquí solo sabes que eres un pirata y debes ir a la mar a cumplir tus objetivos. No hay un contexto, un hilo conductor, nada.

A eso se suma que en el enorme mapa que tienes para explorar, la mayoría de las veces se siente “muerto”, como que no mucho está ocurriendo a tu alrededor. No es que en el mar en el mundo real las cosas sean muy emocionantes todo el tiempo, pero hablamos de un videojuego de mundo abierto, donde debería haber muchísimas cosas variadas por hacer. Solo vean lo que logró Minecraft, el cual también con un mundo abierto sin hilo conductor, sin contexto, ni nada, te permitía realizar de partida un sinfín de actividades. NPC’s por todos lados, enemigos, cosas que recolectar, elementos que fabricar, etc. Sea of Thieves no ofrece nada de ello. La mayor parte del tiempo la pasarás solo admirando el mar.

Y todas estas falencias realmente nos duelen, porque Sea of Thieves es un triunfo dentro del apartado técnico. El juego es simplemente hermoso y cautivador gráfica y sonoramente. El mar de verdad está bien hecho, el actuar de la marea es excelente, realmente te sientes en altamar. La iluminación es exquisita -solo vean cómo el sol se refleja en el agua en los distintos horarios- y la banda sonora te hace sentir que estás embarcándote (pun intended) en una gran aventura de piratas. Pero lamentablemente falta todo el resto. Quizás el único problema con este punto es que genuinamente de noche no ves nada y no hay manera de subir el brillo en las configuraciones gráficas.

Al final del día, lo que más puede rescatarse de Sea of Thieves es la experiencia social, pues si juegas un par de horas con amigos puedes hacer muchas cosas divertidas, pero eso dependerá netamente del grupo de amigos con el que te reúnas a explorar. El juego está ahí como base, como un lienzo de lo que puedes hacer, de lo que pueda pasar o no.

Y ese es el principal problema de Sea of Thieves. Como dijimos, es un excelente trabajo técnico, pero la falta de contenido es un problema grave, en un título que, además de llevar en desarrollo por más de tres años, claramente fue hecho desde un principio como un “servicio”, el cual pretende expandirse a futuro con mas cosas que hacer e incluso microtransacciones y DLC ya anunciado, con tal de mantener a los jugadores en el tiempo. Tristemente poco hace para enganchar a los usuarios desde un principio, y como muchos ya han comentado en Internet, después de unas cinco horas de juego, ya viste todo lo que tiene para ofrecer, más encima en un título que tiene el coraje de cobrarte $49.990 CLP en la Windows/Xbox Store.

El juego de piratas de Rare tiene un enorme potencial, y la libertad que da no puede mirarse en menos, pero definitivamente es un asado con demasiado alcohol que necesita más carne para ser realmente satisfactorio (dicho eso, embriagarse hasta vomitar debe ser una de las pocas actividades más hilarantes de la experiencia). Es probable que en un par de meses o años podamos mirar atrás y decir “Sea of Thieves es un gran juego con muchas cosas que añadieron en el tiempo”, pero en estos momentos, en su estado actual, es difícil de recomendar por el precio al que se ofrece.

Si quieres tener una probada de agua salada en tu rostro y experimentarlo por ti mismo, te recomendamos ir por el Xbox Game Pass de $4.990 CLP mensuales -que incluye una prueba gratuita de 7 días- y sacar tus propias conclusiones. Por ahora, Sea of Thieves es un galeón encallado en las rocas que va a necesitar muchas reparaciones por parte de Rare si quiere mantenerse a flote en el largo plazo.

[Disclaimer: La reseña de este juego fue realizada en PC con un código de descarga provisto por Microsoft. El tiempo de juego fue realizado durante la primera semana de lanzamiento, antes del primer parche liberado el martes 27 de marzo.]

¿QUÉ TE PARECIÓ Sea of Thieves

?

23 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

23 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

6.3

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos