Juego de espías: el legado de Tom Clancy

Semblanza del padre del agente secreto moderno


La noche de ayer, murió en un hospital de su natal Baltimore, Thomas Leo Clancy, Jr., mejor conocido como Tom Clancy, uno de los autores más exitosos de las últimas 2 décadas y quien, con sus más de 20 novelas, moldeó el concepto del espionaje y la guerra moderna dentro del mundo literario, cinematográfico y también de los videojuegos.

¿Pero quién fue Tom Clancy? Medio centenar de videojuegos llevan su sello, así que lo lógico sería pensar que el autor fue también un prominente escritor de entretenimiento electrónico, pero la realidad es que, hacia el final de sus días, Tom Clancy era más una marca que una persona, lo que de ninguna manera pone en entredicho sus aportes al entretenimiento, y a continuación explicamos por qué.

Tom Clancy era un fanático tan entusiasta del ejército que pensaba que Estados Unidos no existiría sin él
Tom Clancy era un fanático tan entusiasta del ejército que pensaba que Estados Unidos no existiría sin él

Nacido en el seno de una familia de clase media, Tom Clancy sintió, desde muy joven, una obsesión por las temáticas bélicas, lo que lo llevó a conocer a fondo tanto la ficción como la realidad de las operaciones militares del último medio siglo.

De hecho, cuando niño, dedicaba su tiempo a leer historia militar y materiales especializados pensados para técnicos navales, lo que, sumado a su carrera en Letras Inglesas, explica por qué terminó convirtiéndose en autor, aunque Clancy solía aclarar que escribir no era un talento innato, sino producto de incansable práctica.

Luego de terminar su preparación académica en la Universidad de Loyola, Clancy pasó un tiempo vendiendo seguros. No obstante, rápidamente pudo publicar su primera novela: The Hunt for Red October (1984), misma que luego de abundante edición y un poco de suerte, terminó por convertirse en un éxito.

El mérito de Tom Clancy fue hacer un retrato excitante, pormenorizado y absolutamente auténtico del que hasta entonces era un concepto fantasioso del espionaje y las tensiones geopolíticas. Recordemos que durante buena parte del siglo XX, James Bond fue la imagen predominante del agente secreto, pero Clancy llegó a cambiar eso por completo, ahondando en tecnicismos y operaciones con un apego sobresaliente a la realidad que incluso despertó inquietud entre oficiales militares, quienes se preguntaban si el autor había tenido acceso a información clasificada, cuando todo era fruto de la deducción.

El personaje favorito y más recurrente de Clancy en sus novelas es Jack Ryan, un agente de la CIA que comparte muchas características con el propio Clancy, y al cuál define como una versión mejorada de él
El personaje favorito y más recurrente de Clancy en sus novelas es Jack Ryan, un agente de la CIA que comparte muchas características con el propio Clancy, y al cuál define como una versión mejorada de él

"Mucha de la información es abierta. Si esto es así, entonces deduzco que esto otro es de esta manera; se trata de conectar puntos.", explicó Clancy durante una entrevista. "En realidad es muy simple. Probablemente hubiera sido un buen oficial de inteligencia si hubiera hecho eso, en vez de dedicarme a los seguros.", añadió. "Lo inquietante es que he inventado cosas que terminaron por ser realidad."

La forma en que escribía Clancy lo convirtió en favorito de mandatarios y soldados por igual, y algunos de sus libros terminaron dentro de la bibliografía básica de academias militares. De hecho, en años recientes, figuras del Departamento de Defensa y el Pentágono le darían acceso a instalaciones militares e información útil para la creación de sus ficciones.

Sobra decir que sus inclinaciones bélicas también iban de la mano con una postura política conservadora y republicana, así como una afiliación vitalicia a la Asociación Nacional del Rifle, aunque eso quizá sea tema para otro artículo.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (11)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos