Comparativa: Titanfall en Xbox 360 contra la versión de Xbox One

Te decimos si la adaptación cumple


Pese a que el hermetismo de Microsoft y Bluepoint Games respecto a la adaptación de Titanfall para Xbox 360 se prestaba para pensar lo peor y las primeras imágenes filtradas no parecían hacerle justicia al trabajo de Respawn Entertainment, finalmente, luego de pasar varias horas con la nueva versión del juego, podemos decir con humildad que el estudio texano hizo que nos tragáramos nuestras dudas.

Titanfall para Xbox 360 es un trabajo satisfactorio que vale la pena para quienes aún no adquieren la nueva consola de Microsoft y aunque naturalmente existen sacrificios visuales y de fluidez, éstos no comprometen la integridad completa de la experiencia o las mecánicas de juego, que son la pieza más importante. Esto es especialmente encomiable cuando recordamos que los bots, gobernados por la inteligencia artificial, son esenciales para el juego.

Dicho eso, existen diferencias, algunas de ellas mínimas; por ejemplo, el indicador de que la consola está guardando y que en Xbox 360 aparece en rojo, y otras que resultan más evidentes: el juego en general luce un poco más opaco (incluidos los menús), las superficies se aprecian ligeramente achatadas ―sobre todo en el caso de los titanes― y las texturas demoran una fracción de segundo extra en cargar, lo que significa que al montarnos en un titán, acercarnos a una pared o sencillamente reaparecer en el mapa, podemos encontrarnos con la forma más burda de mechas y pilotos, como si jugáramos con señores cara de papa. Afortunadamente, esto dura instantes.

Otro detalle diferente es que Titanfall para Xbox 360 se siente más pesado, como si hiciera falta una pizca de sprint adicional al oprimir el stick izquierdo. Alternamos ambas versiones, una tras otra, y en Xbox One sentimos como si nos quitaran algunos kilos de encima. Pese a esto, virtualmente todo lo que se hace en la nueva consola puede ejecutarse en la anterior, incluyendo el parkour, los saltos entre titanes y las patadas voladoras.

Las texturas antes (izq.) y después de cargarse (der.); ambas en Xbox 360
Las texturas antes (izq.) y después de cargarse (der.); ambas en Xbox 360

Debemos reconocer que cuando pasamos por el tutorial nos asustamos debido a que advertimos caídas evidentes en el índice fps, pero en el campo de batalla los baches de este tipo no fueron tan copiosos, aunque el jagg, es decir, los bordes dentados de los objetos, es perceptible, literalmente, a kilómetros de distancia.

El efecto de muñeco de trapo a veces se comporta de manera extraña. En algún punto nos encontramos con pantallas negras atípicas, fragmentaciones de pantalla (que también se presentan en Xbox One), y patadas voladoras que juramos hicieron blanco, pero que el sistema no nos concedió. Estos detalles no son la norma, pero los notamos y se los pasamos al costo.

Cabe mencionar también que el progreso hecho en Xbox One se queda en Xbox One. En otras palabras, si son Gen 4 en Titanfall para la nueva consola, acá tendrán que empezar desde el fondo, pasando por el breve curso de entrenamiento. Pero eso sí, si cargan su perfil desde otra consola Xbox 360, el juego respetará su avance, aún a falta del disco duro original. Esto era lo mínimo que esperaríamos de un juego que solamente se disfruta en línea.

Este rostro es una buena muestra de a lo que nos referimos con plastas
Este rostro es una buena muestra de a lo que nos referimos con plastas

Una acotación más es que, antes de saltar a la acción, es necesario instalar el paquete de gráficos. La tarea es engorrosa, pero rápida, aunque provocará que los más ansiosos se coman las uñas.

De momento, es difícil concluir contundentemente si el sistema de balance de equipos está igual de roto que en Xbox One, puesto que prácticamente todos los jugadores están empezando. Pero aún así, nos tocó ver partidas en las cuales todo el equipo contrario estaba por encima del nivel 20, mientras que de nuestro lado todos se encontraban debajo de esa marca. Hará falta que la gente comience a llegar a Gen 2, Gen 3, etcétera, para notar más claramente si existe balance o no.

En resumen, si no tienen Xbox One todavía, Titanfall para Xbox 360 es una alternativa sólida porque podrán disfrutar del parkour, los mechas y la verticalidad de la aventura, prácticamente sin compromisos críticos, aunque el juego luce menos detallado y cuenta con defectos técnicos.

Cuando reparamos en ello un poco más, concluimos que una adaptación buena era viable, con todo y lo añejo del Xbox 360, toda vez que el motor gráfico Source es viejo también en la versión de Xbox One.

Así que no hay razón para dudar. Si no piensan comprar el Xbox One pronto, pueden gastar en Titanfall para Xbox 360.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (100)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos