Lo bueno y lo no tan bueno de The Game Awards 2014

Nuestro análisis de la entrega de premios organizada por Geoff Keighley


La mayoría de esta clase de artículos por lo generar siempre muestra “lo bueno, lo malo y lo feo” de este tipo de premiaciones, pero queremos ser más positivos y dar a conocer de inmediato que nos agradó mucho este nuevo formato de entrega de premios y a continuación vamos a listar lo bueno y lo no tan bueno, tanto de lo que fue el show, sus protagonistas e incluso el público.

Lo no tan bueno

  • El ritmo del show no fue el ideal. No arruinó en absoluto el espectáculo como un todo pero teniendo 3 horas de transmisión sin presiones de grandes corporaciones, se pudo haber hecho con más calma.
  • Dentro del punto anterior, una lástima que teniendo tamaña cantidad de tiempo (que gran cantidad de espectadores encontraron excesiva) muchos de los premios fueron entregados “a la rápida” por Keighley en los segmentos lejanos al escenario, algunos ni tuvieron tiempo en cámara. Varios encontraron una falta de respeto que el premio al Gamer Tendencia fuese entregado en el escenario con sus propios presentadores, mientras el premio a Casa Desarrolladora del Año fuese entregado tan casualmente fuera de este.
  • Fue algo molesto el usar el término “World Premiere” solo para mostrar un nuevo trailer de un juego ya anunciado. Si, estábamos advertidos de ello y técnicamente si es una “premier mundial” ver en el show por primera vez el nuevo material, pero preferiríamos dejar el término para debuts que realmente desconozcamos.
  • Si bien cada uno de los representantes de su marca fue al show a precisamente eso, vender su marca, TGA fue promocionado como la noche donde se dejaría la competencia de lado y todos como jugadores celebraríamos la enorme y gran cultura que es esto. Durante la mayoría del tiempo se dio así y se vio el respeto (como el segmento entre los representantes de Blizzard y Nintendo), sin embargo la gente de PlayStation no perdió la oportunidad de meter a la fuerza su marca y eslogans donde pudieron, not classy boys. Nintendo por si mismo tampoco se salvó, seamos claros.
  • Mucha gente ha declarado que si quieren hacer de este un evento respetable, hay que tomarlo como tal y si bien los videojuegos son tomados más ligeramente que otros medios, un código de vestimenta no vendría mal. Asistentes, desarrolladores y presentadores, todos en ropa de gala/formal. Mucha clase.
  • El público gritando por cada cosa y pequeñez. Este ha sido un problema que las entregas de premios de juegos han tenido por años. Es momento de detenerlo. Sabemos la razón tras esto, pagarle a un grupo de gente para gritar para generar algo de hype, pero no. Si quieres que esto sea como los Oscar, dejen que la gente aplauda, se sorprenda y emocione por si misma. Si los juegos realmente son la forma de arte que dicen ser, esto no debería ser un inconveniente.
  • Mucha gente se sintió ofendida por la presencia de Battlefield Hardline en el evento, incluso con su presentación musical. Recordemos que Hardline muestra a policías armados hasta los dientes enfrentándose a delincuentes y que la situación de la imagen pública de los policías estadounidenses ha estado en duda con todos los casos de violencia contra la gente de color. Si bien es comprensible la molestia, la gente suele olvidar que el título lleva en desarrollo por más de un año, mucho antes de que cualquiera de las recientes situaciones en el ojo público ocurriera y ninguna casa desarrolladora se arriesgaría a perder publicidad y dinero por “ética,” es la triste verdad. Para que los espectadores tengan en cuenta.
  • Reunir dos géneros completamente diferentes dentro de una sola categoría fue una pésima idea, hablando específicamente sobre “Mejor Juego de Deportes/Carreras”. Tendría sentido si realmente quisieran salvar algo de tiempo para entregar más estatuillas, pero considerando que incluso hubo premios que no se entregaron en cámara, fue completamente innecesario. Son dos géneros completamente diferentes que merecen su propio reconocimiento. Poner a FIFA 15 (un juego de simulación de fútbol) compitiendo contra Mario Kart 8 (un juego netamente arcade y cómico de carreras) no tiene sentido.

Lo bueno

Suficiente de lo malo, además que no pudimos encontrar nada más negativo en el evento, pasemos a lo positivo y esperemos se mantenga.

  • No nos sentimos insultados ni como idiotas. En años anteriores, los VGA's y el VGX estaban plagados de bromas y chistes sobre estereotipos de los gamers que nos hacían preguntar “¿Por qué estamos viendo esto?”. Realmente se respetó al espectador y público objetivo del evento, todas las bromas de los presentadores no se sintieron ofensivas. Fue un show inteligente en ese sentido.
  • Las presentaciones musicales fueron excelentes. Desde la apertura con la fanfarria de Marty O’Donell y la presentación de Koji Kondo hasta el cierre con Imagine Dragons, todos los shows musicales fueron agradables y tuvieron sentido y valor respecto a la industria. Muchos se emocionaron al ver al maestro Kondo aparecer en escena, incluyéndonos. No sabíamos hasta ayer quienes eran 65DaysofStatic, ahora somos fans. Esperamos Keighley continúe pudiendo producir esta magia.
  • El Trofeo es fantástico. Es bueno dejar los diseños genéricos atrás y ese horrible mono que entregaba Spike, por fin una pieza cuidadosamente diseñada por los genios de Weta Workshop y que tiene una representación y significado tras la cual los desarrolladores realmente pueden sentirse identificados y tomarle más cariño a este. Además la figura es una mujer ángel.
  • Pocas pero competentes celebridades. Una de las cosas más venenosas de las entregas anteriores de premios de juegos era la enorme cantidad de celebridades que con suerte conocían Call of Duty y solo estaban ahí por la exposición. Este año solo obtuvimos a Kiefer Sutherland y Conan O’Brien, y eso es bueno. Sutherland realmente es un hombre preocupado e interesado en la industria gamer, sabe que esto es el futuro, y Conan se ha hecho fama, cariño y respeto admitiendo que no sabe como controlar un juego pero lo hace igualmente. Pocos pero de los buenos.
  • El homenaje a Sierra y estreno del nuevo King’s Quest. Esto es algo que hubiese sido sencillamente IMPOSIBLE en TV. Esto fue gracias a la Internet. Un segmento de casi 10 minutos rindiendo tributo a una de las compañías que fue responsable por inspirar a la gran mayoría de desarrolladores actuales, todo en el homenaje a los Williams, los fundadores de Sierra. Un momento que recordaremos definitivamente, lleno de honestidad y emoción, llevándonos a la revelación del nuevo King’s Quest, todo sin las presiones ni apuros de la televisión y su filosofía de "El Tiempo es Oro". Excelente.
  • Las revelaciones nuevas fueron sumamente interesantes. Si, no fueron Mother 3 o Half-Life 3, sin embargo el nuevo contenido presentado fue lo suficiente para emocionar y satisfacer a la fanáticada, ver nuevo material de Mario Maker o el nuevo Zelda, el excelente primer trailer de Metal Gear Online, lo nuevo de BloodBorne, No Man’s Sky, Adr1ft, The Witcher III, etc. Todo de nivel y calidad.
  • La oportunidad de permitir a los indies brillar. Por lo general estos eventos anteriormente eran enormes publicidades para juegos AAA. No nos malinterpreten, aún lo siguen siendo en cierto modo, pero el hecho de que juegos independientes, de pequeños estudios como No Man’s Sky, Before y Adr1ft, demuestran que si tienes un título realmente interesante en tus manos, podrás hacer maravillas con este. Sumado al premio de Shovel Knight.
  • Esto marca un nuevo estándar para la industria. Luego de años de pobres entregas de premios llenas de momentos olvidables y celebridades sin respeto, The Game Awards se sintió como un cambio bienvenido y que debería ser un estándar para las entregas de premios de este estilo que se hagan a futuro. Se notó que Geoff Keighley y su equipo se “sacaron la mugre” con tal de hacer este un espectáculo que los jugadores pudieran disfrutar, y a pesar de los errores anteriormente mencionados y uno que otro problema técnico, esta es definitivamente la manera de hacer un show de premios interesante y atractivo.

Podríamos hablar mucho más de lo que fue la iniciativa y escudriñar y analizar con pinzas todo lo ocurrido, pero creemos que con esto hemos cubierto todo lo bueno y no tan bueno de los Game Awards. Esto tiene futuro y muchos son los jugadores y desarrolladores que durante la noche han dicho que este es el modelo a seguir.

A pesar de todos los chistes de Doritos y Mountain Dew, no podemos más que respetar al reconocido periodista por haberse arriesgado de este modo, mucho del dinero para la realización de esto salió de su bolsillo, y entregar la que probablemente fue la premiación mainstream más interesante y respetable de los últimos años.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (5)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos