2014: El año en el que aceptamos lo raro

Simuladores de cabras, panes y padres dieron la nota alta


El 2014 fue un año sumamente especial por una gran cantidad de razones, sin embargo un punto que ningún portal se ha dedicado a cubrir netamente es que este año fue el año en el cual aceptamos los juegos raros, aquellos que salieron fuera del molde y entregaron las que creemos fueron las experiencias más únicas de los últimos doce meses. Aquí nuestros favoritos.

Octodad: Dadliest Catch

A principios de año veríamos la secuela del particular demo lanzado en 2010, donde un pulpo debería hacer todo lo posible para mantener su apariencia humana ante los humanos, con ello nació Octodad: Dadliest Catch, uno de los juegos más únicos de este año.

Octodad fue promocionado dentro de las primeras exclusivas de la PS4, con fuerte apoyo de Sony para dicho cometido, transformándose en uno de los indies con más publicidad en la historia de dicha compañía, el cual entregó uno de los títulos con controles e historia más raras que hemos visto, pero que logró ganarse el corazón de los gamers gracias al carisma, narrativa y gameplay de este.

Goat Simulator

Definitivamente el éxito Indie de este año, lo que nació como una broma en YouTube por parte de Coffe Stain Studios, creadores de Sanctum, se transformó en un fenómeno en redes sociales. Goat Simulator se convertiría en la cumbre de las parodias a los populares simuladores europeos, con un modo de juego y encanto como ningún otro.

La meta es simple, ser una cabra y causar destrucción a tu paso, esto junto a varios logros y metas que sumaron los desarrolladores, mismos quienes admitieron que dejaron en el juego una serie de glitches y bugs, todo para hacer más divertida la experiencia. A la fecha ya han vendido más de un millón de copias y contiene dos expansiones, una burlándose del contenido de los MMO actuales.

I am Bread

De las desquiciadas mentes que nos trajeron Surgeon Simulator, llegaría I Am Bread, el cual se le llama coloquialmente "el simulador de pan". Lo que nació como un título de broma resultó ser un juego verdadero con todas las de la ley, con un gameplay desafiante, metas específicas y curiosamente una intricada y compleja historia que aún esta en desarrollo por su estado de “Early Access”.

I Am Bread marcaría un antes y un después en los juegos parodia, el cual provee un decente grado de dificultad y físicas dentro de lo absurdo y estúpido que pueda sonar la temática de este, con la promesa de más niveles y retos en el futuro.

Hatoful Boyfriend

Un juego que no es de este año pero que si alcanzó la escena mainstream este 2014, Hatoful Boyfriend es el simulador de citas/novela visual más bizarra en la historia, el que tiene una historia sumamente compleja en un universo donde palomas y humanos deben convivir en el planeta tierra, tomando el control de una niña que asiste en una escuela con múltiples opciones de parejas aviaras, incluso uno de los finales involucra transformar el universo en un flan.

Aplaudimos los cojones y esfuerzo de Devolver Digital en traernos esta pieza maestra conocida por años en lo más profundo de Internet y la cultura japonesa, proveyéndonos de uno de los juegos más raros y entretenidos que hemos visto dentro del género.

Jazzpunk

El título más irreverente de este año producido por Necrophone Games y publicado por Adult Swim Games, la cadena de Cartoon Network que este año se tiró con todo a apoyar títulos independientes que lo merezcan. Una aventura en primera persona llena de malos chistes y otras raras conversaciones, cuya comedia lo ha instaurado dentro de los juegos más especiales y raros de este año el cual no podíamos dejar fuera, incluyendo la aparición especial del crítico Jim Sterling.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (2)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos