Impresiones: The Elder Scrolls Online

Perdido en Tamriel


La actualización al producto ofrecido por Bethesda llega a consolas bajo el nombre de Elder Scrolls Online: Tamriel Unlimited. Un juego digno para perderse todo el fin de semana largo. Adentrarse en las aventuras de Tamriel implica necesariamente perder un poco de vida. Esto es porque Bethesda, desde 1994, ha hecho de la saga de Elder Scrolls una de las más amplias y robustas del mundo de los videojuegos. El universo creado por la compañía a lo largo de estos 22 años no ha hecho más que mejorarse como un buen vino; potenciando y creando nuevas historias que atrapan a cada vez más fanáticos de la mitología elderscrollniana.

Si bien esta saga alcanzó notoriedad en su tercera entrega -Morrowind (2002)- y su consolidación en Skyrim (2011), desde las aventuras junto a Uriel Septim VII en Elder Scrolls Arena, esta saga destacaba por su amplio rango de opciones. Esta amplitud siempre ha sido el arma de doble filo que el producto de Bethesda entrega, limitando el atractivo para aquellos jugadores asiduos al combate y frenesí que pueden ofrecer otros títulos.

Pero el tajo de esta arma de doble filo es amplia. Y así como hay personas que se han limitado a aventurarse en las tierras de Daggerfall, visitar los parajes de Morrowind, detener la invasión daedra o usar el thum (grito del dragonborn) en la nórdica Skyrim; otros rogaban por la posibilidad de recorrer no una región, sino el continente completo de Tamriel en compañía de amigos.

El paso tras Skyrim (2011) era este. En un mundo donde el MMO ya se consolidó y en donde se cuentan títulos de grandes marcas presentes, Elder Scrolls Online era lo que los fans de la saga y del género multijugador masivo de rol giraron sus ojos.

TESO: TES CON AMIGOS

The Elder Scrolls Online (versión revisada correspondiente a la de PS4) llegó el año pasado a computadores de todo el mundo. Con un sistema de pago mensual, múltiples problemas en su inicio (como todo juego titánico que se precie), su temperatura fue similar al de un sol invernal: a pocos terminó “calentando” la propuesta en PC.

Tales problemas fueron corregidos en su gran mayoría en la versión para consolas, la que hoy nos convoca. El sistema de pago mensual fue removido en la versión “Tamriel Unlimited”, algo que definitivamente fue un gancho para muchos y añadieron la “tienda de coronas” (Crown Store) para comprar dentro del juego y través de las tiendas que ofrece, además se incluyeron todas las actualizaciones que han ocurrido en este período. El lado negativo fueron los severos problemas que durante las primeras semanas aquejó al juego, como la dificultad de conectarse, tiempos de espera indefinidos para siquiera acceder al servicio y caídas aleatorias sin razón aparente, por nombrar algunas. Algo que siendo justo, ningún juego masivo en línea ha podido entregar desde el día 1 de manera completamente funcional.

Para los puristas de la historia, TESO nos ubica en el año 582 de la segunda era (un milenio antes de los eventos ocurridos en Skyrim). Un tiempo donde los espíritus malignos se manifiestan en todas las esquinas de Tamriel y el invierno -cada vez más frío- entrega el escenario para que los místicos sueñen pesadillas y presagios de perdición. Todo esto, fue producido por una gran explosión arcana en la ciudad imperial, donde los magos murieron o giraron hacia la locura. La constelación de la Serpiente se tomó el cielo nocturno y en medio de apariciones de Daedras, se inicia el complot de Molag Bal, príncipe Daédrico de la Dominación y la Esclavitud. Sus “anclas” oscuras, focos de magia maligna, debilitan la barrera entre el mundo de Nirn y el Oblivion para unirlos.

En este caos, tres alianzas luchan por el control de la Ciudad Imperial y la Torre blanca. High Rock, Sentinel y Orsinium forman The Daggerfall Covenant. Valenwood y Elsweyr se unen para crear “The Aldmeri Dominion”; mientras que Black Marsh, Morrowind y Skyrim juntan fuerzas en The Ebonheart Pact.

Con un total de 10 razas si tienes la edición Imperial, al inicio se nos pedirá formar parte de una de estas tres alianzas, algo clave para definir en qué parte aparecerás de Tamriel y que debes considerar si te aventurarás solo o con amigos en estas inhospitas tierras. De ahí, el juego parte como otro TES más. Prisionero, debes luchar por recuperar tu alma capturada por Molag Bal y de paso traer el equilibrio a Tamriel.

Cabe destacar también el sistema de “justicia” que hay en el juego, donde las fechorías te llevarán a que tengas un precio en tu cabeza y otros jugadores como NPCs te salgan a “cazar”. Como todo MMO, el PvP es parte del juego y cuando avances podrás sumarte a las campañas en Cyrodiil por el dominio de la ciudad y si eres realmente bueno, podrás coronarte emperador. Algo que se va midiendo a través de los ladders armados por Bethesda/Zenimax y que le otorga un sabor extra al juego para quienes les gusta más el lado de combate entre humanos.

Con una gran cantidad exhorbitante de diálogo y diversas opciones que afectan el desarrollo de tu historia, así como un sistema de progresión similar al de Skyrim pero aún más intrincado (que permite que un guerrero emita magia y que un mago ocupe armadura) el sistema creado por Bethesda / Zenimax para consolas resulta tanto o más entretenido que el ofrecido en ediciones anteriores de esta saga cuando eres capaz de entenderlo.

El problema eso sí, es llegar a entenderlo.

Molag, tenemos un problema

Esto, porque el juego no se encuentra en español, siendo el principal limitante para el “gamer” latinoparlante que carezca de dominio del inglés. Este factor es clave, dado que esta saga se destaca por la amplia literatura que uno encuentra esparcido en el juego y si bien no es clave para el desarrollo de la historia, la “inmersión” del jugador se verá mermada.

Además quedan glitches presentes, como la poca consistencia en la reaparición de enemigos clave en el juego -algunos demoran 30 segundos, otros hasta 5 minutos-, o el quedarse “peleando solo” producto de problemas de conectividad. Algo que la interfaz del juego no avisa adecuadamente. También algo que extrañarán los fans del MMO -especialmente los que vengan desde un PC- es la carencia de mouse y teclado. Los 12 botones (más los 4 digitales) del mando no igualarán al teclado para redactar mensajes, aunque el sistema de grupo en la PS4 funciona como un excelente reemplazo al Teamspeak, Ventrilo u otros programas utilizados para tales fines.

Eso sí, la limitante de botones también puede verse en problemas cuando entremos a calabozos con amigos, donde se extraña una interfaz más amigable para reacomodar las habilidades acorde al perfil que uno toma en cada incursión. Frente a este punto, una app para móviles sería un increíble aditivo para ayudar en este punto (así como mezclar materiales y ganar tiempo).

Otro punto en contra es no poder compartir aventuras con el grupo, aunque esto puede ser fácilmente solucionable coordinándose bien con tus compañeros.

Conclusiones

En resumidas cuentas, TESO es un juegazo si tienes paciencia y dominio del inglés. No es un título para el fin de semana ni menos podrás disfrutar el potencial del juego si no tienes amigos con quienes sumarte.

Hay cosas que extrañarás -especialmente si vienes desde el mundo de los PCs, como el mouse y el teclado- pero que no significarán un problema si tienes tiempo en el mundo de los videojuegos y ante todo, el potencial que ofrece este juego -en materia de horas de juego vs costo- puede causar que olvides otros títulos por un buen tiempo mientras te pierdes en los míticos escenarios y aventuras que Bethesda y Zenimax han traído a nuestras salas de estar.

Y si buscas un grupo latinoamericano en el servidor, no dudes en agregarme a PSN (ncarverg) para sumarte a la guild que estamos armando.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (1)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos