Como nos divertíamos antes de la Internet

Un vistazo a los pasatiempos previo al 2000


Hoy en día prácticamente todo está conectado y todo tiene internet: computadoras, consolas, celulares, Tablets, hasta las lavadoras ahora tienen funcionalidades Wi-fi. Sin embargo no todo fue así. Si bien la internet existe desde los 80, su uso masivo y popular no llegó mediados de los noventas con la llegada de Windows y explotó en los 2000.

La llamada “Generación Google” hoy crece con esta tecnología pero muchos tuvieron que recurrir a otros métodos para obtener entretenimiento. A continuación, para todos los nostálgicos, el como nos divertíamos antes de la irrupción de la World Wide Web.

Álbumes

Oh Salo, como han caído los grandes. En los noventas existía un enorme mercado para coleccionar álbumes y no solo Salo estaba en la carrera. La competencia tenía a Artecrom y Panini, pero todos recordamos a Salo por su superior calidad en sus publicaciones y stickers, así como las enormes licencias con las que salían, no como los otros que se centraban en material educativo y había que pegar las láminas con Stick-Fix o Cola Fría (con este último las páginas quedaban horribles).

No era un hobby barato, en absoluto, siempre había que gastar la mesada, el dinero de la colación o pedirle a tus padres, pero nada vencía la enorme sensación se completar el álbum, sobre todo cuando ibas a canjear el álbum completo por tu premio y nunca ganar en ningún sorteo.

Tazos

Entramos a los coleccionables, ya más utilizables que láminas (aunque también esas las competíamos dándolas vuelta con las manos), nos introducimos a la materia de los Tazos, aquellos que nos hicieron gastar más dinero del que nos gustaría reconocer en comida barata y papitas fritas con tal de coleccionarlos a todos. Si bien hubo de todas formas y colores (como los que se armaban como rompecabezas o eran hexagonales), los más populares fueron los redondos, sobre todo esos de Pokémon que salieron al mercado.

La competitividad ya estaba con nosotros ene se momento, al tener que utilizar los tazos para dar vuelta los del oponente arrojándolos violentamente entre ellos para obtenerlos. Nunca supimos exactamente cuantos había por colección, pero no dudamos en que más de alguno pudo obtenerlos absolutamente todos. Que manera de gastar dinero y consumir grasas.

Canicas

Las bolitas con la que apostábamos cuando niños, nuestro primer acercamiento a ludopatía (estamos exagerando), el divertido juego donde coleccionábamos esferas de vidrio de diversos tamaños con la que jugábamos y apostábamos con nuestros amigos. Tenía diferentes nombres dependiendo de donde estuvieras, en el sur le decían “pingos”, en el centro eran “bolitas”, y podías adquirirlas cuando ibas a comprar dulces Media Hora con el vuelto del pan. Lástima que con el tiempo las tendencias cambiaron y su demanda se desvaneció por completo.

Videojuegos

No podíamos dejarlos fuera, ya que a pesar de que no existía el juego en línea, si existía el single player y poder compartir con tus amigos unas partidas en el sillón. O ver a tus amigos (o familiares) jugar mientras estabas sentado al lado en su casa porque tus padres no tenían suficiente dinero para comprarte una consola (¿la expresión más temprana de los Let’s Plays?).

Los juegos retro, desde el Atari 2600 hasta la Nintendo 64 (ahí ya depende de tu rango de edad y lo que consideres retro) nos acompañaron en nuestra vida de infancia y lo que prácticamente nos llevó a ser lo que somos hoy, gamers y amantes del hobby, cada quién con su primera experiencia, su mejor experiencia y otros tantos ¿Cuál fue la tuya?

Tampoco podemos dejar afuera las “recreativas” o “arcades”, donde podíamos ir a meter una moneda y jugar algunos clásicos. Solo en Santiago tenemos los históricos locales Diana, pasar a meter un crédito después de clases y sumergirse en el mundo de los juegos, hasta donde tus créditos te lo permitieran. Aun así bien equipado y con el tiempo suficiente, podías pasar horas moviendo las palanquitas y disparando a los malos.

Salir a jugar afuera

¿Se acuerdan cuando los niños salían a jugar afuera? Es decir ¿Sin un smartphone o Tablet? Muchos no tuvieron ese lujo y la imaginación era la clave y fuente principal del entretenimiento cuando crecíamos. Las opciones eran varias dependiendo de donde vivías o que tenías cerca, jugar con barro, hacer pelear insectos, andar en bicicleta, rodar por el cerro, elevar un volantín, jugar a la guerra, correr tras un balón, compartir con otro ser humano en la vida real, en fin ¡las opciones eran limitadas! Pero nada que un poco de ingenio no pudiese arreglar.

¿Qué otras formas de entretenimiento utilizabas cuando eras pequeño? ¿Qué extrañas de esos tiempos que crees hace falta actualmente para la generación actual? Te invitamos a compartir tu nostalgia en los comentarios.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (2)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos