Review

Silent Hill: Downpour

El intento por regresar a los orígenes del survival horror
LEVELUP 7.6 Regular

PROS:

Narrativa interesante y bien escrita

Constantes momentos de tensión

Gran variedad de ingeniosos acertijos

Ambientación envolvente y espeluznante

Amplia oferta de exploración

CONS:

Pésimo sistema de combate

Cámara mal diseñada

Repertorio de monstruos limitado y repetitivo

Mediocre desempeño gráfico

Como la más reciente entrega de una de las franquicias más reconocidas del survival horror, Silent Hill: Downpour es un fascinante título de terror que rinde tributo a los origines de la serie con un enfoque original y buenas dosis de tensión, además de narrativa envolvente desarrollada en una atmósfera espeluznante. La experiencia es medianamente interesante, pues a manera de analogía con el pueblo en que se sitúa, Silent Hill dejó su esplendor en el pasado para convertirse en un producto oxidado, atestado de abominables entregas que no han hecho sino deteriorar el concepto en lugar de evolucionarlo. A reserva de la devoción que aún ostentan algunos fans, y sin desechar los intentos encomiables –si bien un tanto paródicos– de Homecoming y Shattered Memories por envolvernos en terror y suspenso, no había un intento serio por regresar a la esencia del survival horror de antaño, sino hasta ahora con Downpour .

Durante la primera hora de juego, Downpour te somete a los clichés más tormentosos de la serie con peculiar soltura: torpe esquema de combate, acertijos confusos y apariciones aleatorias de criaturas infernales; en inicio luce como otra propuesta más creada sobre un defectuoso molde, pero al profundizar en la historia, descubrir los secretos y explorar el espectral poblado, se revela una experiencia interesante y profunda, construida sobre una historia plagada de personajes intrigantes. Para los seguidores de carrera larga, la trama se mostrará en ocasiones predecible, pese a ello hay algunas sorpresas, y el papel protagónico es por mucho uno de los personajes principales más carismáticos de la serie, tanto que en ocasiones es difícil no sentir simpatía por las decisiones que ha tomado.

La historia parte del conflictivo Murphy Pendleton, un prisionero con pésima reputación, incluso en ojos de sus compañeros, debido a una tendencia extrema a la violencia. Sin profundizar más para evitar spoilers, nuestro personaje es transferido de la penitenciaría estatal Ryall a una nueva prisión y durante el viaje, como dicta la tradición, cae en las fauces Silent Hill por culpa de un azaroso destino. Por supuesto, en los fantasmales parajes del poblado todas las cosas cumplen un propósito y mientras Murphy se abre paso entre las brumosas calles intentando escapar, se percata de que alguien –o algo– lo conoce a fondo, y está intentando confrontarlo con su pasado. Al principio los detalles son confusos y hasta desconcertantes, pero siguiendo otra costumbre de la saga, conforme avanzas se explican las razones de su encarcelamiento y el motivo de que sea el más nuevo residente del terrorífico pueblo.

Hay ocasiones que debes decidir el fatídico destino de algunos personajes, pero aunque tu elección moral no tiene impacto inmediato, ayuda a definir el perfil del protagonista hacía el final de la historia y le da a muchas escenas un significado diferente
Hay ocasiones que debes decidir el fatídico destino de algunos personajes, pero aunque tu elección moral no tiene impacto inmediato, ayuda a definir el perfil del protagonista hacía el final de la historia y le da a muchas escenas un significado diferente

No se puede negar que los momentos iniciales pecan de lineales e incluso la narrativa no se escapa de ir sobre rieles, pero basta avanzar un poco para descubrir que la exploración toma un papel central, y más allá de un boceto de mapa, tienes libertad para investigar sin que te lleven de la mano. Es un aspecto refrescante, pues en relación con otras ofertas recientes del survival horror, Downpour es lo más cercano a los orígenes del género, y es que aun cuando no es exactamente un mundo abierto, adentrarte en edificios y buscar caminos ocultos siempre recompensa tu curiosidad. Es especialmente cierto ante la existencia de locaciones ajenas a la línea argumental principal, y al recorrerlas encontrarás misiones especiales y además, verás que cada hogar o edificación tiene su propia historia, y por medio de acertijos te involucrarás con los habitantes, vivos o muertos. Al final, son un incentivo para tu instinto detectivesco, pero de hacerles caso puedes profundizar en la mitología de Silent Hill; si te parece poco, cada ejemplo ilustra de modo pintoresco alguna leyenda urbana y proveen con cierta regularidad una buena dosis de sobresaltos.

Los acertijos han sido columna vertebral en la experiencia de todo Silent Hill, y Downpour los ejecuta con peculiar habilidad. Es así como toda clase de interacciones, desde con una máquina tragamonedas para colocar canicas en orificios o con diversos objetos para solucionar obstáculos ambientales, se muestra de modo ingenioso y variado; tal vez no tengan la profundidad acostumbrada en otros juegos, pero cabe mencionar que las más elaboradas no forman parte de la historia central, tal vez porque la idea era entregar una experiencia más fluida para aquellos que no gustan de dedicarle mucho tiempo a razonar problemas de lógica.

En términos visuales, Downpour deja mucho que desear, pues está atestado de texturas burdas y modelos sin pulir, sin mencionar deficiencias de framerate o que a veces hasta se congele la pantalla
En términos visuales, Downpour deja mucho que desear, pues está atestado de texturas burdas y modelos sin pulir, sin mencionar deficiencias de framerate o que a veces hasta se congele la pantalla

¿QUÉ TE PARECIÓ Silent Hill: Downpour

?

9 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

9 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

6.6

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos