Lo mejor del 2019: Code Vein, la vampírica gran joya de Bandai

Bandai Namco se lució con un juego que podría entretener a otakus y fans del submundo darks


Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / Cobertura / Instagram

No necesitarás expulsar murciélagos de tu cuerpo para disfrutar de tal título, pero sin duda alguna es un juego que demostró que Bandai Namco podría seguir dándonos vida a punta de no muertos. Por curioso que suene aquello, Code Vein es un juego protagonizado por vampiros, cuyas aventuras de supervivencia nos brindan la vitalidad a punta de sangre.

Vampiros y vampiras en el mundo del anime, chupasangres que habitualmente le quitaron el sueño a personajes como Jonathan Joestar, cuya vida estuvo mermada por un vampiro dispara cuchillos que era capaz de salir al día y tener ejércitos re locos, ¿hardcore, no? Pero bueno, si bien Dio está en Jump Force, uno de los juegos que Bandai Namco lanzó en el año, hoy no hablaremos de su vida, nos centraremos en Code Vein, un título que llegó para quedarse.

Puedes leer: ¡Se viene la AEX! Conoce a algunos de los invitados de lujo

¿Qué es Code Vein? Básicamente es un RPG de acción que nos plantea una suerte de mundo post-apocalíptico que la verdad de las cosas, nos cuenta una historia ya conocida en parte. Tienes a una monarquía maligna, el mundo se arma en su contra, sus soldados logran el cometido, pero tras ello, ¿qué haces con “super soldad@s”? NADA, entonces quedan vagando básicamente y ¡pum! Nació Choca… Code Vein, un juego con una suerte de no-muertos que dieron su vida (y memoria) para luchar contra una causa nefasta, pero quedaron a la deriva y ahora hay que ver como se la pueden arreglar, no la tendrán fácil, no será buena onda, no será fácil y OBVIAMENTE, no tendrás memoria de nada porque es parte de la trama, upsi.



Ahora, colmillos a sus cuellos, veamos que onda con esto:

Es sabido que un no muerte puede ser lo que quiera ser, por ello un hermoso aspecto que tiene el juego es su personalización que te brindará la comodidad que gustes al momento de mantener una suerte de máscara de gas en tu rostro. Pero lo estético no lo es todo en cuanto a su customización, pues podrás personalizar las habilidades que vayas aprendiendo, vale decir… Code Vein es un RPG de acción donde como no tendrás que seguir un único camino en torno a crear las habilidades de tus personajes, podrás ir más lejos. Tal punto es posiblemente uno de los más interesantes, usualmente deberías tener un “único camino”, pero Code Vein te permite seguir cuanto te sea posible en base claro a parámetros más normales dentro de todo.

Artísticamente es una belleza… si hablamos de tu personaje

Mega hiper chale, si es tu personaje, será siempre una maravilla, si no es tu personaje, puede que el juego tenga una carencia visual que te dejará con ganas de más, principalmente aquí tenemos el punto donde podríamos decir que se cae el juego, pues en todo lo demás es puro oro. Realmente no podría recordar un mejor juego de Bandai Namco que haya llegado en el año, por lo que me parece sumamente perdonable. Gracias por tanto Code Vein, pero pucha, tus fondos y enemigos dejan que desear casi tanto como la jugabilidad de Tokyo Ghoul Re:Call to Exist. ¡En fin!

Amigable, Code Vein te hace la vida más fácil, pero no por eso es un juego fácil

En su momento un par de colegas me recomendaron jugarlo por que era una joya de tomo y lomo, tenía mis dudas pues no lo aproveché en su lanzamiento y sentía que me faltaría emoción por ello, pero me explicaron que era el Dark Souls que todo otaku querría jugar… ¿Necesitaba más argumentos? No.

Efectivamente lo era, probablemente no termine con un baile viral con música de los ochentas, pero cumplió las expectativas. Las ganas de jugar Dark Souls fueron reemplazadas y si bien el juego es igual de difícil, me hacía la vida más agradable, mucho más amigable, pues te entregan ciertos recursos primarios de jugabilidad que no puedes ver siempre en la saga Souls, por eso mismo “dedito arriba” a Code Vein y a su equipo, le pusieron más talento que David Production a JJBA.



¿Qué onda con los jefes? Mira la verdad de las cosas, a veces dejan que desear, así como sus escenarios, sus antagonistas están un tanto… perdidos, en más de un sentido -pues así se les dice de hecho-, pero el tema es que esperarías también cierta magnificencia visual, pero no, era un diseño no siempre tal cool como el tuyo. Pero la cosa es la siguiente, ¿nos importa lo visual? No te vamos a engañar, en un juego bien otaku, sí, claro que sí. Le restamos a Code Vein puntuación, pero igual le hacemos la aclamación.

La animación si será una joyita, por lo que Unreal Engine se luce, si viste No Guns Life, te causará sentido apreciar tal nivel estético en transiciones, cinemáticas y similares. Algunas tendrán ese “no se que” al puro estilo de un anime que te emocionará tanto como esa muerte en el anime que no esperabas ver… tan pronto. Ahora, son bastantes cinemáticas, lo que pareciera que Kojima metió mano, pero… ¿te molesta eso? La verdad es un pequeño respiro a los Dualshocks (pues lo probamos en PlayStation 4) y eso siempre es entretenido.

¿Veredicto? Code Vein es la cumbia, es lo que queríamos jugar, desde Little Nightmares no habíamos jugado algo tan divertido por parte de Bandai Namco, lo sentimos por Jump Force, pues resultó ser un juego con mucho a resolver en torno a mecánicas, pero el año de Bandai se lo concedemos a la no vida de tales vampirescos personajes. Le damos un 8 de 10 por que le faltó bastante en torno a mejorar su visual en los puntos que señalamos, pero disfrutamos lo demás, y ojo, le quitamos esos dos puntos por lo importante que es la visual en un juego “con la onda de un anime”... pues ahí sí importa.

Te recordamos que Tarreo.com también está Instagram y Twitter como @TarreoGamer ¡Síguenos!

Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / Cobertura / Instagram

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo

 
 
  • Mejores

  • Nuevos