Juegos que nos hacen sentir como niños

Recordamos la infancia con 22 títulos que evocan el pasado


De todas las etapas que vive una persona, la infancia es una de las más importantes. Para nosotros, los gamers, los videojuegos durante esta etapa labran las primeras impresiones de nuestros gustos y preferencias que prevalecerán por el resto de nuestras vidas. Es decir, es una época que nos define.

Este 30 de abril, Día del Niño, el Staff Editorial de LEVEL UP se da la tarea de recordar esta significativa etapa en la vida de un ser humano, pero no nos conformaremos con recomendaciones para niños, sino con entregas que evocan el pasado y celebran los valores de aquella época, porque si hay algo que tenemos que agradecerles a los videojuegos, es que nos permiten regresar a la infancia.

Lista de contenido:

Pedro Cesari

Super Mario World 2: Yoshi’s Island

No hay juego en este mundo que me haga sentir como niño más que como lo hace Super Mario World 2: Yoshi’s Island. Y es que hay una buena razón para ello puesto que resulta ser uno de los títulos que marcó mi infancia. Además, hay que reconocer que es un juego que luce adorable con esos gráficos estilo crayones y, como si fuera poco, resulta que un bebé es uno de sus protagonistas.

Ahora bien, decir que Yoshi’s Island es un juego meramente infantil me parece injusto. Lo digo puesto que es un fenomenal plataformero que, a la fecha, permanece como uno de los máximos exponentes del género. Estamos hablando de un juego con controles precisos, diseños memorables, varias sorpresas y un montón de coleccionables.

Quizá lo único que se le puede recriminar a Yoshi’s Island es que sus relanzamientos no han estado a la altura y que sus secuelas no le llegan a los talones. Ni hablar, eso significa que para jugarlo tendré que revivir toda la experiencia de 16-bits con todo y CRT.

Yakuza 0

Jugar Yakuza 0 por primera vez fue algo que me encantó, pero que al mismo tiempo me pareció sumamente extraño. Hasta ese momento no había tenido la oportunidad de probar la saga y aun así resultó ser un viaje que, más que llevarme a un Japón ficticio, me transportó a mi infancia.

Pero, ¿cómo lo logró? No es que sienta nostalgia por Yakuza ni nada por el estilo. Sin embargo, el estilo de diseño de Yakuza se siente como algo que ya no tiene lugar en esta época y eso es magnífico. Tanto por el tipo de la cámara, como por las ridículas pero divertidas actividades que puedes realizar, la existencia de Yakuza 0 me parece alucinante.

Pocos son los juegos que me hacen sentir como si otra vez tuviera 9 años y estuviera jugando horas frente a un Dreamcast prestado.

Crash Team Racing Nitro-Fueled

La mejor manera de regresar a la infancia es yendo directamente a lo que disfrutábamos en ella. Tristemente, cuando lo hacemos nos tenemos que quitar los lentes de nostalgia y nos damos cuenta que muchas cosas nunca fueron tan buenas como creíamos. Detalles como tener que iniciar un juego varias veces ya que la consola no lo leía o las largas pantallas de carga son situaciones que sólo pocos aguantan en la actualidad.

Lo bueno es que disfrutar experiencias clásicas ya es más fácil e incluso hay remakes que nos permiten volver a la infancia sin preocuparnos de más. Uno de los que me volvió un niño otra vez fue Crash Team Racing Nitro-Fueled, remake del clásico juego de karts para PlayStation. Después de todo, se trata de una recreación extremadamente fiel del frenético proyecto de Naughty Dog, así que al poner las manos en el volante y pisar en el acelerador me siento como en casa.

Ahora bien, el buen sabor que deja Crash Team Racing Nitro-Fueled no sólo está en su campaña, ya que también se extiende al multijugador. De este modo para que las carreras de Crash y compañía me regresaran en el tiempo es necesario que me junte con familiares a disfrutar una clásica reta. Diversión tan pura como antes.

Comentarios

  • Facebook

  • Tarreo (2)

 
 
  • Mejores

  • Nuevos